sábado, 29 de mayo de 2021

UNA NUEVA FUENTE EN LA ZONA DEL ARROYO DEL CAÑUELO Y LA BOCA DEL INFIERNO

Las dos manchas azules señalan los manantiales, a la izda Boca del Infierno

En la elaboración de las planimetrías (27-02-1872 doc. nº 140229) que llevaron a la confección de los primeras ediciones de los planos topográficos de España, hay elementos muy interesantes sólo hay que buscarlos. La zona cercana al Arroyo del Cañuelo o de Pedriquejo (nombre con el que figura en otros documentos), tiene un pequeño regazo de corta longitud sin nombre, y en el que figura en cota geográfica paralela a la Fuente del Cañuelo o Boca del Infierno, otra fuente señalada son el símbolo de fuente. Inspeccionados los vuelos satelitales se ve en el lugar donde señalaban la fuente, una mancha blanca que me llamó la atención.

Planimetrías 27-02-1872 doc nº 140229

Vuelo USAF 1956

Vuelo ministerial 1977

El arroyo que en su margen izquierdo contiene la fuente de la Boca del Infierno o del Cañuelo, se llama en las planimetrías de la fuente del Cañuelo, posiblemente por el caño de la Boca del Infierno de aguas ferruginosas. Este curso de agua nace arriba de la Solana de Juan Rayo en su vertiente este y discurre antes de la citada fuente, por la vertiente este también del cerro Gamonal, mole granítica que tiene un determinado número de escombreras, que denotan un pasado minero que fue importante. Por la vertiente sur de la citada Solana nace otro que se llama de Pedriquejo y cursa paralelo al camino del mismo nombre, camino que ya en 1872 lo datan los técnicos topógrafos.

Vuelo 1984 se ve el rombo

Vuelo de 2010

Unos metros más abajo se le une otro arroyo estacional, que se llama de la Fuente de Juan Rayo y nace en la fuente del mismo nombre, que también está señalada en las planimetrías origen de los topográficos. Ambos arroyos en un paraje precioso, de riscos agresivos y una garganta espectacular, desaguan en el Arroyo de Pedrique, y luego todos juntos tributan en el río Guadalbarbo. Pero esta zona pertenece al Camino de Pedrique que merece una reseña exclusiva, por varias cuestiones de índole incluso jurídica, pero hay que reseñar que ya en un plano de 1872 del 27 de febrero, está presente, luego si ahora decimos no es público no tenemos en cuenta muchas cosas.

Trazado de Wikiloc punto blanco manantial buscado

Detalle dos manantiales, izda Boca Infierno camino de Pedriquejo

Volviendo a las planimetrías vemos nombres muy actuales que han pervivido a lo largo de ciento cincuenta años, desde la confección del plano. Nos queda la duda que ellos nombran el arroyo del Cañuelo como lo que yo llamo afluente del Cañuelo, porque a posteriori han cambiado el nacimiento a la vertiente de Juan Rayo. Otro que nace en las cercanías del Camino de Villaharta a Pedrique, recuperado, le llaman del Cortijo, pero lo mas importante es que en el más corto, que desagua al principal al final de acueducto de la Boca de Infierno, cerca de la alberca actual reflejan la palabra fuente. Luego llega el plano topográfico y lo que era fuente lo llaman manantial, especifican mejor el del Cañuelo y resaltan el camino de Pedriquejo, así como el de Pedrique y el que llamaban del cortijo no lo señalan.

La dehesa

Un trozo de cerca destruida del posible aprisco

Del siglo XIX nos vamos al documento por excelencia o máquina del tiempo del vuelo de 1956, analógico, de la USAF, la fuerza aérea de los americanos del norte. En este plano vemos como las tierras era más peladas que ahora, pues el uso ganadero y humano utilizaba todos los recursos del suelo y como hay extensiones roturadas posiblemente para el cereal. Vemos el trazo de la trinchera de la Boca del Infierno en el margen izquierdo del Arroyo del Cañuelo y un terreno cercado romboidal con más vegetación, lo que denota agua, de una cerca de piedras de la que aún existen algunos restos. El monte entre ambas fuentes se ve más frondoso, comparado con el adehesado resto.

Otro trozo de cerca

Un cauce seco

De ahí nos vamos al primer vuelo ministerial también analógico pero con una calidad superior en el que se sigue viendo la trinchera, el acueducto y la alberca de la fuente de la Boca del Infierno, y el cercado pedregoso romboidal unido al arroyo afluente del Del Cañuelo, con algún tipo de detalle de discreta construcción, que nos hace pensar en un aprisco serrano. A la derecha se ve la roturación de parte del terreno para la siembra y un camino que termina en lo que supongo era el manantial, por utilizar el mismo término geográfico.

Peñón Blanco en la distancia

Aguavientos (Foto C. Carnago)

Después el vuelo ministerial también, de 1984, en el que seguimos viendo el adehesado terreno la cerca romboidal y más vegetación donde señalan la fuente. De ahí utilizamos el vuelo de 2010, ya digital y en color, que nos sigue permitiendo ver el cercado romboidal y el aumento de vegetación y verdor en las zonas de los manantiales. En este vuelo en el lugar del manantial buscado, se ve una pequeña mancha blanca que aparenta ser una construcción de una caseta. Ahora miramos el trazado del programa Wikiloc vuelo de satélites americanos, más actual suponemos y comprobamos como la vuelta se produce a pocos metros del lugar a visitar.  Si hubiéramos seguido unos metros más no habría necesidad de una nueva comprobación.

Cardo (C. Carnago)

Malva (C. Carnago)

Los motivos de no seguir es que la hierba estaba alta, mojada por la lluvia nocturna de la noche del jueves, lo que supone tener mojados las botas y pantalones, estos hasta a la altura de las rodillas, con muchas desigualdades del terreno lo que lo hacía peligroso al pisar, por la facilidad con la que te puedes fracturar un tobillo… o los dos. Y a los justificantes geográficos los físicos, dos septuagenarios, enfermos oncológicos, y preocupándose el uno de otro, que no es lo mismo que un zagalón/ona que pega dos saltos y llega al lugar buscado en dos zancadas. Incluso nos encontramos en un borde de un agujero de más de un metro de profundidad tapado por hierba más alta aún que si no es por el palo limpiador delante para ver el suelo donde pisar, nos hubiera dado un susto.

Bubas (C. Carnago)

Lo que nos faltó par comprobar si había manantial

Una serie de accidentes patrimoniales de la zona

Volvemos a Wikiloc podemos ver por donde andamos y lo que faltó para investigar la manchita blanca supuesta caseta de la fuente. Escasos veinticinco metros, eso sí de una tupida vegetación que de seguro habría que limpiar para acceder. Entre el confinamiento y las lluvias pasadas, la vegetación ha dicho aquí estoy yo y ha crecido libremente. Luego no es una zona muy frecuentada lo que la hace más salvaje. Son diez años por lo menos entre el vuelo y la actualidad, y diez años cambian mucho el aspecto vegetal. La realidad es que en los planos: planimetrías de 1872, plano topográfico de la misma fecha o cercana, y distintos vuelos, demuestran que allí debe haber (no está confirmado) otro manantial pero no está ni aprovechado como el de la Boca del Infierno o Cañuelo, ni señalado en los textos de otros "liwingstones". Sus coordenadas 38.1220659, -4.8854620.

Fotos del autor planos topográficos, vuelos y Conchi Carnago
Bibliografía planos citados y Wikiloc

4 comentarios :

RAFAHELL dijo...

Chapeau Paco. Impresionante el trabajo y encomiable la labor que realizas para localizar nuevas fuentes, arroyos, veneros... Supongo que estarás deseando volver en condiciones más favorables para una comprobación definitiva. Un fuerte abrazo.

Paco Muñoz dijo...

Muchas gracias RafaHell, viniendo de un experto en investigación como te considero es un piropo. No está uno físicamente para andar por determinados sitios y saltar cercas como tuvimos que hacer, y sobre todo Conchi, septuagenarios y tocados de salud. Ya volvimos ayer y fue una alegría. Un abrazo.

RAFAHELL dijo...

Lo de experto en investigación me parece exagerado, más bien aficcionado a buscar datos y con bastante suerte para encontrarlos, pero se agradece. Espero que la salud mejore pronto. Un fuerte abrazo.

Paco Muñoz dijo...

En la cartilla militar, no sé si has sido de los afortunados de no hacer el Servicio Militar, había un apartado referido al valor que en la mayoría ponía "se le supone", salvo en los que habían estado en campaña que ponía "reconocido", pues en la cartilla de los blogueros (no me gusta mucho el término), si existiese, en el apartado dedicado a la capacidad de investigación, en la tuya debía de poner Reconocido. Gracias por los deseos de salud. Un abrazo.