lunes, 14 de junio de 2021

ANILLO VERDE DE VILLAHARTA

 
Trazado Anillo Verde y dos salidas opcionales

Inspiración: “Estímulo o lucidez repentina que siente una persona y que favorece la creatividad, la búsqueda de soluciones a un problema, la concepción de ideas que permiten emprender un proyecto, etc., especialmente la que siente el artista y que impulsa la creación de obras de arte.” Y la R.A.E. dice: “inspiración. Del lat. inspiratio, -ōnis. 1. f. Acción y efecto de inspirar o inspirarse. 2. f. Ilustración o movimiento sobrenatural que Dios comunica a la criatura. 3. f. Estímulo que anima la labor creadora en el arte o la ciencia. 4. f. Cosa inspirada.” 

El trazado como sería en el vuelo USAF de 1956

El trazado como sería en el vuelo interministerial de 1977

Es verdad que al no ser creyente, soy por ello objetivo aún sin pretenderlo, pero leer que la R.A.E., que se supone se dedica cuidar el idioma, a pulirlo y darle esplendor, dé por hecho en su segunda definición la existencia de una divinidad superior, denota la dependencia de sus mantenedores de la civilización judeo cristiana. Se me podrá decir que eso es lo que piensa la gente y como tal así lo reflejan, pues bueno. También podría quedarme con la definición: "Degustación piadosa del pórtico de la vida" del chiste, ya puestos.

Cartel anunciador

¿A qué viene esto de la inspiración? pues es muy simple, hay amigos que me dicen que llevo un tiempo escribiendo mucho de Villaharta, Espiel y sus respectivos entornos. Es normal, los estímulos y la curiosidad por las cosas los tomas del quehacer diario, de lo que ves y de la necesidad por conocer un territorio al que estamos ligados. Antes durante los tiempos duros de la pandemia, por el confinamiento, y ahora en tiempos más “libertinos” con el certificado COVID-19 de vacunación en el bolsillo, pero sin bajar la guardia, era lo mismo. 

Murete del Campo de Fútbol

Sendero dejamos el murete a la izquierda

El territorio es muy atractivo, aunque las tendencias sean globales y similares, da igual un municipio de seiscientos habitantes, o de trescientos mil, los porcentajes son los que son. En los municipios pequeños hay también albañiles informales, chapuceros de otros oficios, e incluso en los núcleos de vecindad que debieran ser idílicos, siempre hay un patoso infeliz, o un par de ellos, que dan la nota. Todo es proporcional y nada especial.

Cartel plantas medicinales

Las modas son similares, evidentemente con el oportuno presupuesto, y me quiero referir a los Anillos Verdes, Puertas Verdes, o Senderos del mismo color esperanza. Villaharta también tiene su Anillo Verde, que en este caso -al igual que en Córdoba ciudad-, no llega a ser circular, es una media luna teórica, de menos recorrido en este caso pero media luna. Este Anillo empieza en el antiguo camino de Pedrique, pasado el Pozo del Cerrillo del Médico y la Virgen de los Emigrantes. Al lado del campo de futbol/helipuerto. 

Llegamos al arroyo

Puente sobre el arroyo

Allí mismo está el cartel anunciador del comienzo del sendero, del Anillo Verde, cuyo contenido transcribo totalmente porque es el comunicado oficial, y el texto que debe encabezar el recorrido que, luego al final comentaré, porque toda obra por muy buena que sea y por mucha voluntad que se le ponga, una parte siempre se escapa normalmente a nuestros deseos y desde luego tiene posibilidad de mejorarse. 

Sendero en galería

Curioso ejemplar arbóreo

Sendero Anillo Verde: Longitud: 1,5 km. Duración: 30 minutos ida, Tipo de recorrido: Lineal. Grado de Dificultad: Bajo. Este sendero bordea Villaharta por el sur. Parte de su trazado coincide con el GR40, Cañada Real Soriana y GR48, Sendero de Sierra Morena. El recorrido resulta un paseo muy agradable, recomendable para todas las personas, pero sobre todo niños y mayores ya que su baja dificultad permite realizarlo cómodamente a todos los públicos. 

Llegando al descansadero

Encina central y bancos de piedra

El sendero parte del campo de futbol, “Erilla del Fraile”, bajando hacia el sur de modo paralelo a un arroyo de cauce temporal. En este tramo podremos disfrutar de la naturaleza que nos rodea, en la que destacan la encina y el alcornoque, así como matorrales diversos como la jara pringosa, aulaga, retama,… También como es habitual en los cauces, observaremos diferentes especies de vegetación de ribera. 

Señalética

Cruce muy peligroso de la CO-3176

Más adelante atravesaremos un pequeño puente que nos advierte de la presencia y el frescor del arroyo, después de un trescientos metros, nos desviaremos a la derecha y tras cruzar la carretera llegaremos al Puerto de la Lapa. Antiguamente este lugar era un punto de encuentro entre los jóvenes, que paseaban desde el pueblo hasta allí y tomaban el fresco sentados en sus “peñascos”. Avanzando  nuestro itinerario, pasaremos debajo del Parque de Elías Cervelló y Chinesta. 

Por aquí han de subir los "ancianos"

Zonas ambas peligrosas de cruzar

Un lugar ideal para hacer una parada y donde podemos contemplar la estatua de San Rafael, realizada por el escultor universal Aurelio Teno. Continuamos nuestro paseo por el Camino del Callejón del Horno, observaremos varios cercados de piedra delimitando las huertas tradicionales aún en explotación. Antes de terminar nuestra ruta podremos disfrutar del Mirador de Las Zahurdillas Bajas, en la que contemplaremos unas bonitas vistas de la Sierra y la localidad.”

Mirador hacia el sur

Ahora el sendero es ancho camino

El cartel de “Plantas medicinales” dice lo siguiente: “A finales de los años 60, era habitual encontrar a personas segando y transportando en burros y mulos grandes haces de distintas plantas de la zona. La planta que se recolectaba principalmente era el hinojo, pero también se cogía la ruda, el romero, el poleo. La ruda (conocida por los lugareños como la ‘rua’) era la mejor pagada por ser la más peligrosa, ya que al contacto con cualquier parte del cuerpo producía grandes hinchazones. 

Sigue el ancho camino

Ya vemos el pueblo

En este lugar se vendían y posteriormente se destilaban estas plantas, para obtener su esencia y ser utilizadas con fines medicinales. La destilación se realizaba siempre cerca de un pozo, utilizando el fuego, agua y distintas calderas. Estos trabajos se realizaban en los meses de primavera y verano, y se acometían siempre al atardecer o antes de amanecer. Algunas personas pedían a los destiladores un pequeño botecito con estos productos para tener en casa y poder aplicarlos en las heridas aunque, según cuentan, producían bastante picor.”

Vista al valle del Arroyo del Pozo y cerro Cabrahígo

Un viñedo

Y las impresiones personales. He de decir que el camino es muy atractivo sobre todo la primera parte que discurre cercano al cauce temporal del Arroyo de la Lapa, ahora seco, con bosque de galería que se agradece en verano. El recorrido es todo bajada por lo que es más llevadero. Nos encontramos un puente tapizado de césped artificial, que no comprendo, hubiera estado mejor con la madera visible, pero a saber el diseñador que idea tenía. 

A la derecha la salida al Parque

Al fondo el cerro del Cabrahígo

Luego descubrimos una enorme encina con dos bancos que configura un descansadero que se agradece. Después llegamos a la parte más controvertida y peligrosa del sendero. Éste te dirige al cruce de la carreta CO-3176, en una curva sin visibilidad alguna, a un roquedal difícil de librar por esas personas "niños y mayores" a las que se invita a usar el sendero, y los niños cabe pero los mayores... . Es un cruce de la carretera muy peligroso. 

Un nido

Árbol en adopción

Este tramo de la CO-3176, tiene línea continua en casi todo su recorrido por su trazado de muchas curvas. Se podían haber buscado otras soluciones para cruzarla el sendero con menos peligro, bien un paso subterráneo o elevado. Yo me inclino por el subterráneo pero hay que tener en cuenta los costos de las obras. Mí fotografía recomienda el paso por otra zona de más visibilidad, con algo de menos riesgo, aunque obliga a saltar la bionda, lo que supone que lo que no va en lágrimas va en suspiros. Cruzar una carretera es siempre una aventura.

Cruce para la calle del Pósito o tramo final

Camino de las huertas y del Pozo de la Máquina

A continuación un amplio camino nos lleva a la entrada del precioso Parque, dedicado a la persona que dio a conocer al pueblo, aquí adolece de señalización, se echa de menos porque parece, para el que no lo conozca, que nos obliga a subir al Parque de Elías Cervelló y Chinesta, una flecha amarilla. Es desde luego opcional. Toda la ladera sur del parque está tapizada de árboles adoptados, como determinan las cerámicas con el nombre del escolar que seguramente los plantó o adoptó, y su centro de estudios, niños que muchos serán ya adolescentes. Algunos los habrán dotado en el tiempo de los cuidados correspondientes y otros se habrán olvidado de ellos. 

Calle del Pósito que está acicalándose

Un senderista viejo ante el Pozo de la Máquina

Luego podemos optar por subir buscando la calle del Pósito, ver el Pozo de la Máquina, y luego la fuente de los Grifos, doscientos cincuenta metros, o seguir cuatrocientos metros más hasta el callejón del Horno y calle Chaparral, final del recorrido, no sin antes haber pasado por el mirador de las Zahurdillas Bajas sobre la vertiente que configura el Arroyo del Pozo, entre Puerto Lapa y cerro de Cabrahígo bordeando la Urbanización la Solana del Peñón, que busca tributar al hermano mayor Arroyo Navas de Molero. Esta última parte está muy desconsolada sobre todo en verano pues estás sometido al astro rey en toda su plenitud. No hay ni una sombra, o quizás una sola en los cuatrocientos metros. Como todo es mejorable hay que tratar de seguir mejorando, pues hay donde mejorar.

Fotos del autor y Conchi Carnago
Bibliografía de los carteles anunciadores y planos citados

domingo, 13 de junio de 2021

EXPOSICIÓN FOTOGRAFICA DE JULIO ANGUITA

 
Cartel y Portada del libro, cuadro El Rojo, 2017

Se inauguró la muestra dedicada a nuestro Julio Anguita, porque es nuestro, que la Fundación Memoria y Cultura, además del Ayuntamiento de Córdoba impulsaron. No pudimos estar. Le otorgaron el título de Hijo Adoptivo de la Ciudad. No pudimos estar. Y se celebró en el teatro de la Axerquía un acto al año de su fallecimiento, tampoco pudimos estar. 



A pesar de todas las medidas de seguridad siempre para las personas de riesgo existe alguno por pequeño que sea. Pero no podía dejar pasar visitar la exposición en la Sala Pepe Espaliú de Vimcorsa, calle Rey Heredia, y la dispuse para mí solo ayer sábado doce. Antes me había pasado por la casa del Comisario Rikardo González, pero estaba en su pueblo. Después hablamos.



La muestra es emotiva, y se ve la mano artística de Rikardo y Braulio. La estructura de la misma, la elección de las fotografías, su posición en el espacio, y sobre todo los símbolos que son siempre muy fundamentales. Y no me olvido de la pintura de Rikardo. Como puede ser el triángulo rojo con el que marcaban a los presos políticos en los campos de concentración fascistas. 



Estos elementos eran muy dados a marcar a todo el mundo con los malditos triangulitos. Los fondos según los datos han salido del Archivo Municipal, el archivo del Partido, el PCE, y de diario Córdoba, así como de los fondos personales de esa gran familia de artistas que son los fotoperiodistas cordobeses. 



Todavía no se le ha hecho plena justicia a Julio Anguita desde el punto de vista político y humano. Lamentablemente tiene que pasar más de un año de su marcha, muchos más y esa es la pena, para que surjan estudiosos de su trayectoria. La lentitud en la justicia permite que nadie en vida sea reconocido. 



Pero voy a citar un solo ejemplo, en su brillante etapa parlamentaria había otros personajes contemporáneos suyos, hoy son mamarrachos, inmensamente ricos pero mamarrachos, viejos esperpentos. Julio sin embargo un SEÑOR, a la misma altura que estuvo siempre, y continuando dando ejemplo de austeridad y honradez aún después de no estar entre nosotros. 

Los triángulos malditos

Inauguración (Foto Alvaro Castilla)

Su legado es enorme y ya he mencionado cómo se comporta la vida con los que se han ido, su categoría aún no está reconocida plenamente. Tendrán que venir nuevas generaciones que estudien su trayectoria, su pensamiento y le hagan verdadera justicia. Eso es simple cuestión de tiempo. Los citados mamarrachos serán más mamarrachos cada día y más ricos y más esperpentos, y al final no serán nada porque no han sido nada nunca. Julio Anguita será reconocido y admitido en la galería de ilustres pensadores de la política honrada, la que ennoblece la palabra política, con todos los honores. Se ha marchado sin equipaje molesto, como siempre a pecho descubierto.

Inauguración

Agustina y Rikardo

Nosotros nos sentimos honrados haber estado junto a él, algunos cercanos más bien, en todas las iniciativas; por la III República, Maastricht, mal llamada Constitución europea, Prometeo, Somos Mayoría, y otras. Apostamos con él y sus tesis y el tiempo ha demostrado que apostamos bien. Todos tenemos multitud de anécdotas que recordamos, por lo menos yo, con cariño y admiración. Todos presumimos sobre todo por la firmeza en el mantenimiento de su línea de pensamiento, altas miras democráticas y de defensa de los DD.HH. Los que hemos cambiado algo hemos sido los demás, él siempre estuvo firme en sus convicciones.

De Prometeo

No quiero terminar sin hacer mención a Agustina, su compañera, que ha sabido estar los últimos años, siempre con notable categoría a su lado, a pesar de que el carácter de Julio no aceptaba mucho cuido personal. Siempre que nos veíamos o hablábamos por cualquier medio, la pregunta de ritual era –Como va con lo suyo. Y ella nos informaba de que a pesar de los pesares trataba de que cumpliera los tratamientos, evidencia de que la enfermedad se mantuvo a raya. 

Julio Anguita de Juan Vacas

Sentirse bien y su responsabilidad con los demás hacían que el paciente bajase la guardia muchas veces en perjuicio suyo. Pero allí estaba su mujer para, de la forma más diplomática, controlar lo controlable. Estoy seguro de que sin ella no hubiéramos tenido activo a Julio estos años, pero eso es ficción. Aunque yo lo pienso de verdad.

La mitad de Sánchez Moreno en la Magdalena

Al final he copiado el libro conmemorativo de la exposición, para que el que no lo haya podido obtener físicamente lo tenga digitalmente. En él están prácticamente todas las fotografías publicadas. Espero obtener la magnanimidad de sus autores por su uso sin su permiso, pero su autoría está perfectamente documentada y reflejada en cada obra con su pie. Hay que tener en cuenta que es una muestra y una muestra es una ínfima parte de un todo inmenso, en este caso. 

Con un emocionado Pablo Iglesias

Una muestra de la historia de nuestra incompleta democracia, sí incompleta, porque en el día a día se demuestran sus carencias. Lo importante es no perder la esperanza de conseguirla sino plena mucho mejor. Un año ya Julio y esperamos que la tierra te haya sido leve, cuando menos como tú te lo mereces. Gracias por todo compañero.

Fotografías del autor y de distintos medios de prensa.
Bibliografía de la memoria.