martes, 21 de septiembre de 2021

SOBRE LAS COLUMNAS DE LA MEZQUITA

Columna K29, la del olor a azufre

Cada día tengo más certeza de la calidad de muchas de las personas que trabajan en los medios de comunicación de nuestra ciudad,  sean directores de Blogs, bien de divulgación o turismo, la hornada de personas que se dedican a la difusión del Patrimonio, es muy interesante. Estoy pensando en dos mujeres guías turísticas, una con empresa propia y otra por cuenta ajena, ambas Licenciadas en Historia, que tienen una calidad considerable, que ya la hubieran querido los guías de los cincuenta y sesenta, oficiales y “clandestinos”. Mis amigas son: Son Marta y Gloria, sin desmerecer a otras desde luego.

Plano columnas del Libro "Planos de la Mezquita"

Todo esto viene al hilo de un extraordinario trabajo sin firma en el medio digital “Córdoba Hoy”, que recomiendo tanto su lectura como direccionamiento interior, que nos lleva a páginas como Artencordoba.com, rinconalia.es y eventourcordoba.es a las que debemos entrar para comparar textos y criterios. Hace ocho años escribí una entrada en el Blog Notas Cordobesas, que se llama “Leyendas urbanas de la Mezquita: la columna que al frotarla olía a azufre, la medicinal y otras.”, una serie de trabajos dedicada a curiosidades relativas a nuestro monumento Universal aunque la propiedad en el registro gracias a los manejos de "Ansar" y la desidia de otros gobernantes, no sea nuestra.

Columna del cautivo

No hay que olvidar al malogrado profesor Souto, incansable investigador de todas estas cuestiones de la Mezquita, firmas de canteros, capiteles y cimacios, y otros autores con notables medios y material de investigación. Añadir que las columnas de la Mezquita, como ha ocurrido en todas las civilizaciones procedían de acarreo, vamos material de derribo de otros palacios más antiguos, cuyos materiales eran aprovechados por su baratura y comodidad, a pesar de que su utilización conllevaba calzos por arriba o por abajo, para nivelar la altura de los techos, ya que al ser de distinta longitud había de equilibrarse la misma.

Marcas de canteros

Las distintas marcas que contienen los soportes marmóreos, son en sí una historia en sí misma; económica (marcas de canteros), o leyendas urbanas (cautivo), o aspectos medicinales (se comían los pedazos de una), o asustaban al personal con el olor a azufre de otras al frotarla. Incluso se enlazaban las leyendas con el acarreo del buey (símbolo de un evangelista) o el número redondo de unidades. Almanzor sin embargo optó por la uniformidad y parece que la cantera del Rodadero de los Lobos, hoy cada vez más colonizado vegetalmente su despeñadero con el fin de la producción, surtió de columnas a su ampliación, lo que supuso que estas no tuvieran más historia que la marcas de cantero.


Fotografías del autor.
Bibliografía de Córdoba Hoy y de Notas Cordobesas

miércoles, 8 de septiembre de 2021

CONVENTO DE SANTA MARÍA DE GRACIA (II)

 
Convento Santa María de Gracia

Hace once años escribí esta entrada dedicada al Convento de Santa María de Gracia y a la Plaza de lo que fue su solar, Poeta Juan Bernier. Al final de la entrada del Blog publiqué unas fotografías que no conocía, porque nos permitían ver la espadaña y fachada principal, de la que solo queda un dintel. Este convento como la mayoría están supeditados a la economía, y si bien sus fundaciones proceden en la mayoría de los casos de personas que han donado la casa, el terreno o dinero, siempre por algo a cambio, encontrar un pasaje cómodo al más allá, recomendado, no lo es menos que al final trata de hacerse dinero todo sin importar otros valores patrimoniales. Prueba de ello es que los enterramientos, pago a los favores económicos, cuando llegó la hora se desmontaron sin pena y menor gloria. Hubo un pleito por ello con los herederos, que tuvo cola, pero al final lo de siempre. Primero suavemente como se meten todas las cosas, se fueron segregando propiedades que se habían dejado caer previamente en la más absoluta ruina y luego se remataba más agresivamente con más viviendas, que es habitualmente el aspecto especulativo, teniendo en cuenta la centralidad de los solares. 

Desde la calle Polichinela

Arroyo de San Rafael a la derecha la tapia del convento

Calle Santa Maria de Gracia (recuperada por Lolo Córdoba)

A pesar de que a algún defensor patrimonial cuentan le causó la muerte el asunto. La Web Cabrera-Villaseca.es dice: “Francisco Barbudo Torres de Portugal, trabajó con más  seguridad al sentirse apoyado, tuvo muchas entrevistas en Madrid, pero aquí la ciudad que tanto amaba, le fue difícil la convivencia, llego a tal extremo que padeció una fuerte depresión, por el agobio y presiones que sufría, que tanto les molestaban, y terminó sus días en un trágico accidente. Se comentó, que se había arrojado desde el balcón de la pensión donde vivía, cosa que al impresionarnos se investigó y se pudo averiguar lo ocurrido. Intentando pasarse de un balcón a otro, agarrado a un desagüe que allí existía, y aún existe cayó. No quería que lo encontraran en su habitación, las personas que le amenazaban, para que dejara el asunto de Santa María de Gracias, que los vio entrar a su pensión, hasta llegaron a lesionarlo como nos contó el Párroco de Santa Marina Don Martín de Arrizuvieta, que más de una vez, lo había atendido, con ese motivo quiso huir.”

Retablo convento (Web Cabrera-Villaseca)

El convento desde San Lorenzo (Darío Regoyos)

Manzana de 8.526m2 total. Plaza 1501 m2

Luego, en otros tiempos, se salvó, cuando menos para la ciudadanía, parte de esa manzana y acabó en jardín dedicado a un poeta patrio. Eso sí tapizado de granito mausoleo y dejando el testigo del dintel como muestra de que se protege el patrimonio aunque no sea así. Y en la historia nos dicen que fueron los franceses los del cierre de los conventos. Ni eran los franceses, ni la “Semana trágica” de Barcelona, era la realidad cordobesa. La Web Cabrera-Villaseca.es dice: “En esta espera se estaba, cuando de sorpresa se supo, que calladamente a escondidas se estaba continuando el derribo, por el interior.- Nos personamos a comprobar si era cierto, lo que los vecinos del barrio nos habían comunicado, como el olor a fétido. Era  tétrico y lamentable el espectáculo que vimos, un obrero en lo alto del techo con una piqueta destruyendo, la histórica cúpula de la Iglesia, las tumbas abiertas, los tejados destruidos y lo que es peor un baratillo o mercado, para vender lo que a las monjas no dejaron llevar, objetos antiguos, marcos pedazos de capiteles etc. …” Estaba claro sí o sí, había que vender todo lo vendible.

Tumbas abiertas (Web Cabrera-Villaseca)

Claustro (Web Cabrera-Villaseca)

Testigo de la puerta principal

Sucesos acaecidos. Seguro que a lo largo de la historia desde el siglo XV de su fundación, al XX de su desaparición habrán ocurrido muchos y llamativos, pero destacamos dos. El incendio y colapso del coro en el siglo XVII. Sábado Santo de 1642, 29 de abril, al atardecer se originó un incendio sin conocer la causa, que prendió pronto en el convento. Las monjas auxiliadas por personal de la calle, vecinos, hicieron un agujero en la pared que daba al Arroyo de San Rafael y salieron por allí. No hubo desgracias personales. Se refugiaron en el Convento del Espíritu Santo de la calle del Liceo. Hasta la medianoche estuvo ardiendo consiguiendo a esa hora su control y extinción. Después en junio –las monjas habían vuelto en mayo- cuando celebraban una misa, quedaron sepultadas las monjas por los escombros del coro alto que se había hundido. Pensaron lo peor pero cuando desescombraron allí estaban las monjas asustadas eso sí pero sin daños. Como procede el Obispo entonó el “Tedeum laudamus”, y todos de rodillas considerando un milagro que no hubiera habido muertos en el accidente.

Fotografías del autor, de Internet, de la web Cabrera-Villaseca y de Lolo Córdoba
Bibliografía del Blog, de Paseos por Córdoba y de la Web Cabrera-Villaseca.

martes, 7 de septiembre de 2021

LAS TABAS COMO EMPEDRADO Y UN JUEGO MILENARIO

 
Pasillo claustro (Foto Paco Guerra)

Después de la aceptación que ha tenido la publicación en distintas redes sociales del artículo sobre la Taba, me permito publicarlo en el Blog para que quede constancia de su llamativa originalidad. Un buen amigo “Patxi Guerrabeitia”, Paco Guerra, exiliado laboral en Euskadi, muchos años a, me mandó una fotografía (es un experto fotógrafo y lo fue de la geología), de un empedrado que a primera vista parecía chino cordobés, sito en el claustro de un Convento llamado de las Francesas en Valladolid, me dijo que las líneas blancas tienen la peculiaridad de ser Tabas.

Tabas

Grabado jugando en la calle a las tabas

Le pregunté que eran tabas -dentro de mi natural ignorancia, por aquello de ser aprendiz de todo-, y me dijo que eran huesos de ovejas. Estos trozos óseos se usaban como dados para jugar y hacer apuestas. Aquello encendió mi curiosidad y busque en la Red, lo que había referido a ese tipo de empedrado y del uso de los huesos y existe una abundante literatura al respecto. Reconozco mis carencias a pesar de que en mi memoria he visto jugar a este juego cuando joven. 

Claustro Convento de las Francesas Valladolid

Otra vista del Claustro Convento de las Francesas Valladolid

Es un juego muy antiguo, parece que en la milenaria Grecia se jugaba ya con los huesos de las cabras, aunque hay evidencias arqueológicas que los sitúan en el cinco mil a.C. Por ejemplo en la tumba de Tutankhamon había huesos y tablero, pero sus evidencias más notables son en Grecia y Roma. Su fama permite haber realizado Tabas de otros materiales: marfil, arcilla incluso oro. Son muy parecidos a los dados y pudiera ser que sean antepasados de estos.

Jardín y fuente del claustro del Convento de las Francesas

Por lo tanto satisfecha mi curiosidad, añadir que del Convento de las Francesas o Comendadoras de Santa Cruz, dominicas franciscanas solo queda el claustro que es ahora un centro comercial y la iglesia una Sala de Exposiciones y que el empedrado era una práctica habitual en el siglo XVI, con  la utilización de susodicho hueso que, a primera vista parece chino cordobés.

Fotografías de Paco Guerra e Internet
Bibliografía del comentario de Paco Guerra y Blog Patrimoniointeligente

lunes, 6 de septiembre de 2021

CALLE ARROYO DE SAN LORENZO

Vista de Google de Arroyo de San Lorenzo

Como su nombre indica procede del arroyo que era lo que después fue calle. Antes el arroyo era el de San Rafael. Parece que dicen que cuando se empezaba a llamar el Arroyo de San Lorenzo tenía un pequeño puente, que llamaban Puentezuela, para poder pasar la gente cuando traía mucha agua. Sucedió una inundación en 1698 y el agua llegó a cubrir la mesa del altar mayor de San Lorenzo. Hubo que sacar a muchos vecinos de sus casas en barco y cuentan que algunas barcas estaban amarradas a rejas. Se obstruyó el arroyo y se hizo una represa en la Puentezuela de San Lorenzo, por ello la inundación.

Plano de 1811

Ahí comienza la calle Arroyo de San Lorenzo, dirección Magdalena y Puerta Nueva. A la izquierda, a mediados, hay una calle sin salida que se llama del Manzano, por el apellido de una familia que allí vivió según los padrones de la época. El final de la calle, o sea ya en el campo, está en el punto que se une a las calles Abejar y Escañuela. En este lugar estaba la Rejuela de San Lorenzo que pretendía evitar que la broza y ramas pasaran, por lo que normalmente se atoraba y producía inundaciones. En la casa señalada con el número 21 se ahogaron en cierta ocasión doce o catorce cerdos, por haber subido el nivel del arroyo mucho más que el nivel del cauce.

Plano de 1851

La acera de los impares de la calle de Abejar corresponde a la parroquia de San Lorenzo y los pares a la de la Magdalena. Tuvo esta calle un hospital, el de Ntra. Sra. de la Asunción en el huerto de los Zuñigas, que también se llamó Santa María de Agosto, al que se le agregó el de los Peregrinos en 1616. Frente y formando unos rincones está la calle de Escañuela, que se llama así porque dicen que en tiempos de la conquista entraron por allí vecinos que eran de esa villa. Esta calle sale después a Mayor de San Lorenzo y existe el Huerto del Escudo, de los Pinedas del Valle de Carranza. 

Plano de 1884

En otros de los rincones hubo, hasta 1841 una imagen de una virgen alumbrada con un farol, el único de la calle, que tachaban en aquél tiempo de muy abandonada y sucia. Por ella pasaba la muralla de la ciudad que configura una de sus aceras. Se daba la casualidad del que tenía muy poco tránsito la calle, y mucho menos de noche porque comentaban  que había una alma en pena, con forma de ternero descabezado, que salía de la Rejuela de San Lorenzo y estimaban era una mala hija a la que su madre había maldecido. 

Otra vista de Google de Arroyo de San Lorenzo

Fotografías de Internet, planos de Córdoba
Bibliografía de Paseos por Córdoba de Teodomiro Ramírez de Arellano.