viernes, 30 de abril de 2021

MÁS HISTORIAS ENTRAÑABLES DE LA JUDERÍA

Farmacia García Góngora y droguería Mezquita Torrijos 2

Raro es el día que no te llevas una satisfacción personal con los trabajos del Blog. A ello se suma la sensibilidad por tratarse de aspectos relacionados con el terruño que le vio a uno nacer y dónde asimiló las primeras penas, alegrías y contrariedades, en una palabra donde se formó la imagen primigenia de la vida, en un cerebro limpio de datos como cuando han pasado ya más de siete  décadas de almacenaje y borrado de datos en el “disco duro”. No me canso de decir lo que aprendo de los comentarios de los lectores del blog, lo que incentivan mi memoria y lo que me aportan. 

Cardenal Herrero puesto de Melones

Yo he nacido en el Barrio de la Judería, otros llaman de la Catedral y los más de la Mezquita, por orden de importancia monumental. Es verdad que existe una lucha actual por cambiar la historia a golpes, y la historia es la que es, terca como ella sola y si se lo propone, no habrá obispo ni político que la cambie por muy grande que sea su poder. Lo que diga el obispo, dirigido a sus fieles -yo no lo soy-, a mí no me afecta, lo que diga el político que puede cambiar las normas si y eso lo puedo combatir si no estoy de acuerdo con ello. Pero afortunadamente esto no va de debate religioso ni político, sino de recuerdos y conocimiento histórico de las cosas que te rodean o han rodeado el lugar donde has nacido.

Cardenal Herrero, al fondo Torrijos 2

Tuve la suerte de que un lector amigo Miguel Navas, me envió un correo relativo a una casa de mi barrio, basado en su inquietud por conocer cosas relativas a ella, porque una figura indiscutible de su vida había vivido y sufrido en ese lugar, su abuela. Es maravilloso ver como los nietos valoran a sus abuelos, que incluso algunos llegan a eclipsar la personalidad más cercana que es la de los padres. También es verdad que la figura de la “grand-mére”, que es cómo define el idioma vecino a la abuela, una madre más grande, lo es también porque, salvo excepciones, los abuelos miman más a los nietos que los padres, por muchas razones.

Cardenal Herrero otro día distinto de la foto anterior

El barro de la Judería, del que tengo mis recuerdos personales, posiblemente distorsionados por mi propia realidad, está acotado en el tiempo, mi uso de razón, el entorno, las cosas que te contaban u oías, y tus propias vivencias, incluso el despertar al amor que se graba indeleblemente y queda como un recuerdo eterno, grato e idealizado. Pero el barrio no trasciende por detrás de tu memoria y del tiempo que has vivido, aunque luego de mayor vas viendo en documentos e historias como antes eran otras familias las que habitaron esos lugares y vivieron en ellos. Por circunscribirme al entorno más cercano no voy a salir del rincón que configuran las calles Judería, Cardenal Herrero (Antes de la Puerta del Perdón) y Torrijos (Antes del Obispo).

Las casas en cuestión desde la torre

Dos farmacias casi juntas, apenas separadas unos quince metros, la del Licenciado Alcalá, en Cardenal Herrero 34, que luego marchó a la Universidad Laboral creo, regentada por un sabio mancebo, D. Rafael le llamábamos, ya mayor que vivía en una callejita escalonada de la calle Alfonso XIII, y la del Licenciado Pérez Herrero llamada de La Catedral, en Torrijos 2, que tenía un mancebo más joven, Manolo que por su envergadura le llamaban “Manolón de la Farmacia”. Vivía Manolo en el Campo de la Verdad. Esas casas citadas estaban habitadas, el 32 de Cardenal Herrero por mi familia, mis abuelos Rafael y Antonia, mi tía Rafaela (hermana de mi madre) su marido el tío Pepe y mis primos Cándido y Paco. Mis padres mi hermana y yo. Debajo había una barbería de mi abuelo y tío Fernando y un puesto de pan del horno de la Puerta Almodóvar de Enrique Fernández que regentaba Juana Benegas, luego suegra de mi tío Fernando.

La fachada de Torrijos 2 ya es casi actual

EL 34 era de la familia Aparicio, un empleado municipal que la compró durante la guerra civil y, a su vez era el propietario de la finca la Palomera. El Sr. Aparicio, Doña Concha Manolin y Conchi eran toda la familia en su momento, Luego estaba la de la esquina de la Judería que era la de Juana la Jeringuera, y sus dos hijos. Y después la número 2 de Torrijos que contenía la Farmacia citada de la Catedral. En parte de la planta baja y primera vivían Doña Paca, una agradable señora, muy educada y su marido un señor que había sido Guardia Civil, con prominente bigote, bastón y muy poca gracia, que cuando entraba a la casa después de su paseo y estábamos sentados en la gradilla nos decía si nosotros éramos los niños del “sipote”. Nunca entendí la tontería. 

Farmacia de Alcalá y Cardenal Herrero 34, antes 40

Tenían varios hijos, creo dos hembras y un varón, del que no recuerdo sus nombres salvo de Reyes la más joven, que era aficionada a la opera. Luego en el tiempo un nieto de Doña Paca fue compañero de trabajo en mi misma empresa el Ministerio de Defensa. Arriba de Doña Paca, María su marido y sus hijos Juani y Jose Mari, el gordo, que se mudaron Sevilla a la calle Castillo de Triana. Juani un día se hizo una brecha en la cabeza al caerse de las Columnas de la Puerta del Puente, que le curó “Manolón de la Farmacia”. Afortunadamente todo quedó en lo aparatoso.

Farmacia de la Catedral y niños en la gradilla

Pues bien Miguel, sin embargo conocía por su estudio, y memoria de sus mayores, la casa núm. 34  de Cardenal Herrero y la núm. 2 de Torrijos, por haber vivido en ellas sus abuelos y bisabuelos. Ya vemos, desaparecen unas personas, unos habitantes y antes había otros y antes otros. Y dentro de nuestra extensa relación epistolar me dijo: “Para situarle mejor con respecto a mi familia, le cuento brevemente la historia del momento en que llegan al barrio de la judería: En el año 1.902 se casan en la parroquia del Salvador mis bisabuelos, Manuel García Góngora y María Blancas Laforet. Él era hijo de Cristóbal García González, médico de la Beneficencia Cordobesa, y ella era hija de Mariano Blancas Villalobos y hermana de Obdulio Blancas Laforet, conocidos marmolistas en la Córdoba de la época. Tras la boda en 1.902, deciden abrir una farmacia en el Barrio de la Judería y compran la casa, número 40 (calle Cardenal Herrero) en aquella época y número 34 en la actual, inaugurando su farmacia pocos meses después tras reformar los bajos de la casa. En esa casa nacen sus cinco hijos de los cuales sólo sobreviven dos, María y Carmen García Blancas (mi abuela). En 1.908 se pone en venta la casa de delante, la casa nº 2 de la calle Torrijos, la cual deciden comprar tras vender la anterior." 

Detalle de niños en la gradilla, los del "sipote"

"En 1.913, tras unos extraños hechos fallece el joven farmacéutico Manuel, a los 32 años. Pocos años después la aún joven viuda María se vuelve a casar, en 1.918. Se hace cargo de la farmacia Juan López de la Rosa, "Juanillo", para todo el barrio. Deciden poner en el portal una droguería, viendo la gran demanda que había en el vecindario de este tipo de comercio, y que no había ninguna droguería cerca. Hacia 1.935 compran una finca en el Brillante llamada "Santa Emilia". Una huerta grande con bastantes hectáreas de olivares. Hacia 1.940, ya casadas mi abuela y su hermana, deciden vender la casa de Córdoba y quedarse con la de la sierra. Años después, al fallecer su madre se van las dos hermanas, mi abuela y su hermana, a vivir a Málaga. Todo esto lo puede comprobar en los Registros de la época, tanto censos como registros civiles y demás.” Esto concretado en dos párrafos, a los que solo he añadido una aclaración tres palabras (calle Cardenal Herrero) y sin quitar una coma es el relato de Miguel y su historia familiar. Puede parecer poco pero es la sucinta historia de una familia de principios de siglo XX y dos farmacias del Barrio de la Judería.

Cardenal Herrero y Farmacia de García Solano

Continuaba Miguel: “Mi abuela, entre las muchas cosas que contaba, decía que en la casa en la que Ud. nació, vivía una amiga suya con su familia, la familia Laparte. No sé si tendrían esa casa en propiedad o alquilada, puesto que Ud. me dice que en esa época pertenecía la propiedad a la familia Alcalá. Esto me hace suponer que la familia Laparte la tendría alquilada, como era muy habitual en esa época. De esa casa, la familia Laparte se fue a vivir a las Tendillas, donde actualmente vive un sobrino. Mi abuela contaba que esa casa tenía la farmacia con su trastienda o almacén, tenía el portal que daba acceso al patio, todo de mármol con fuente típica también en mármol. Detrás del patio estaba el comedor, detrás otro patio con una montera de cristal, que era la cocina, y detrás había otra habitación, a la cual se subía por una escalera, y que llamaban la "habitación de las plantas" porque era donde se guardaban todas las plantas que se utilizaban en la farmacia. Por tanto, la casa debía tener bastante fondo." 

Doña Carmen García Blancas, abuela de Miguel Navas.

"Sé que tenía una escalera de mármol en el patio, pero no sé si estaba al fondo del patio o en el lado derecho. Tenía también en la primera planta otros dos balcones que daban a la Judería y en la segunda planta, si se mira la casa de frente, en el balcón derecho de la segunda planta, estaba la habitación de la escalera que subía a la azotea. En la primera planta tenía los dormitorios. Me gustaría saber si Ud. me confirma estos recuerdos que mi abuela me transmitió o hay alguno equivocado. De todas formas, ya le digo que nosotros no teníamos ni idea que la casa hubiera sido dividida en plantas posteriormente, por lo que puede que hubiera cambiado algo cuando Ud. la conoció.”

Aérea de Torrijos 2

Y de entre las muchas cosas que nos hemos intercambiado Miguel continuó: “Yo, como me atrae bastante el tema familiar, realicé mis investigaciones en censos de la época, en registros civiles, en parroquias, registros de la propiedad, etc. en los cuales pude comprobar la veracidad de la gran mayoría de hechos que mi abuela me contaba. Las historias locales son más difíciles de comprobar. Hay más historias curiosas de la época, pero no quiero extenderme ya más. Lo que, si me interesa bastante, como le he dicho antes, es cualquier detalle sobre la casa de la Farmacia de Torrijos. Distribución o cualquier otro detalle que recuerde, todo ayuda a conocer mejor esa casa." 

Todos los curas de antaño(Foto diario Córdoba)

"Mi abuela contaba que cuando abrieron la farmacia en Cardenal Herrero 40, hoy Cardenal Herrero 34, el abuelo Mariano, marmolista, les hizo un escalón (dos escalones) de entrada en un mármol azulado con las letras en rojo que ponía "FARMACIA". Sé también que hubo otra farmacia frente a la Virgen de los Faroles, que hacía esquina, y que era incluso más antigua que la de mi bisabuelo. Cuando mis bisabuelos se mudan de Cardenal Herrero a Torrijos, en la casa de Cardenal Herrero ponen una taberna. No sé en qué momento vuelven a poner otra farmacia.”

Doña Paca y Reyes en el balcón, Juanin Soriano, Sacristán Mayor y marido de mi madrina Mari Rosa, Fray Albino y el Nuncio Hildebrando Antoniutti.

Es cierto lo de los mármoles, tenía dos puertas y esos escalones de caliza micrítica seguro que de la cantera del Rodadero de los Lobos, en Piquín, que surtió de las columnas todas uniformes, de la ampliación de Almanzor de la Mezquita. La farmacia del Licenciado Alcalá desapareció. La de la familia de mi amigo Miguel la regentó después el Licenciado Pérez Herrero, y luego el boom turístico hizo que toda esa manzana se convirtiera en un hotel, anexionándose todas esas casas, que es lo que existe hoy en día. Había efectivamente otra de otro prócer del barrio D. Agustín García Solano frente a la Virgen de los Faroles, que a su fallecimiento creo intentó regentarla su hijo, pero al final se convirtió en una heladería. 

Antes y ahora calle Judería

Luego de tres farmacias a ninguna, las más cercanas en Santa Ana, por el norte, Lucano por el este, y Campo Santo de los Mártires por el Sur, puede que me olvide alguna más pues en la Puerta de Almodóvar siempre hubo otra. Después en el transcurso de nuestros intercambios de fotografías he podido disfrutar gracias a los envíos gráficos de Miguel de perspectivas desconocidas de mi casa de su casa, conocer cuestiones arquitectónicas que no conocía, y en suma revivir tiempos que no fueron mejores ni peores, pero que aderezados de la nostalgia e idealizados, los recuerdas entrañablemente. 

D. Manuel García Góngora y Doña María Blancas Laforet

Doña Carmen y Doña María García Blancas sus hijas.

Una serie de fotografías familiares de los propietarios de la farmacia García Góngora: D. Manuel García Góngora, de joven y su esposa doña María Blancas Laforet. D. Manuel antes de su fallecimiento, Doña María García Blancas y Doña Carmen García Blancas de jóvenes, hijas de matrimonio formado por D. Manuel y Doña María y la esquela del fallecimiento del farmacéutico de la antigua farmacia García Góngora. Como lamento que las cosas se muevan así en la vida, unas personas que convivieron en el barrio con mis abuelos, mi madre nació unos años después de este suceso, en 1919, pero mis Abuelos, tía Antonia y Rafaela ya vivían allí, que seguro se conocerían y serán clientes recíprocos. Cortesía de Miguel Navas. 

El licenciado un tiempo cercano a su fallecimiento

Y la esquela de la prensa 

Fotografías facilitadas la mayoría por Miguel Navas Palma, al que agradezco su deferencia en la autorización de publicación de fotos y texto, otras de Diario Córdoba
Bibliografía texto en cursiva de Miguel Navas.

lunes, 26 de abril de 2021

CINTURÓN VERDE DE CÓRDOBA TRAMO UNO

En verde el antiguo sendero en violeta el Cinturón.

El sábado día 24 hicimos un escarceo en la parte más atractiva del CINTURÓN VERDE DE CÓRDOBA TRAMO UNO. Admitiendo que es el primero por haber sido el inicial en poner en valor, o porque han empezado en una dirección habitual estándar como son el sentido de las agujas del reloj. Hay que tener en cuenta que nada es inamovible porque la naturaleza en el hemisferio norte no emplea el sentido de las agujas del reloj sino el contrario si miramos la dirección que siguen las borrascas. 

Cartel en el inicio

Cartel en un mirador

Dicho esto comentar que particularmente no entiendo algunas cosas del proyecto, desde la CARRETERA DE LAS ERMITAS, que no Cuesta del Reventón, ya que ésta es la TROCHA que enlazaba (se llamaba antiguamente Cuesta del Reventón) con el CAMINO DEL BEJARANO por la FUENTE DE LAS ERMITAS, que no de los Pobres, toponímicos ambos más turísticos. Y empiezo con esta premisa porque lo primero que lees en un cartel oficial y en las noticias, es un error en los toponímicos, siguen llamando a la CARRETERA DE LAS ERMITAS o antiguo CAMINO DE LOS LAGARES, Cuesta del Reventón, cuando no es ese su nombre. 

Primer tramo carretera de las Ermitas a curva de Santa Ana

Tramo paralelo al arroyo Valdegrajas

Si se quiere cambiar cámbiesele oficialmente pero no es el nombre de esa vía, primero porque no lo es y segundo porque el hecho del famoso reventón de un caballo nunca ha existido, o por lo menos no está documentado. Y hay que decir que es posible que con esas rampas no pudiera reventar un caballo o incluso un ser humano, pero que el nombre popular viene de un presunto caso no documentado. O incluso lo de Cuesta de los Pobres, o Fuente de los Pobres, o Cueva o Abrigo de los Pobres, basado en la caridad de los ermitaños.

Tramo que cruza la carretera de Trassierra

Tramo cercano al matadero de ICOSSA

Incluso hay teorías que dicen que ni siquiera por este camino subía el hambriento, recuerdo la opinión del último peón caminero que decía que si subía alguien a comer habas (hay que tener valor y fuerza el subir a las Ermitas por un plato de habas, con el consumo energético que ello supone). No pongo en duda la caridad del que tenía poco, los ermitaños, que es la verdadera caridad el compartir, en absoluto, lo que pongo en duda es que eso fuese el centro de la cuestión. Creo que el hecho que nombra a un camino, una fuente o un abrigo, no es sino una cuestión turística. Y la oficialidad que debía ser rigurosa no lo es y se deja llevar por la costumbre y facilidad, y en lugar de precisar la historia se contribuye a adulterarla.

Tramo canal y Vereda de Trassierra

Panorámica florida (Foto C. Carnago)

He de decir que no critico por criticar, son muchas las horas buscando documentos que acreditan que la memoria no me había hecho una mala pasada, que a pesar de no ser lo suficientemente viejo para haberlo vivido si he llegado por la edad a una época en la que aún lo turístico no se había adueñado del territorio. El tramo es muy bonito aunque lo considere con demasiado desnivel, suponiendo esté diseñado para unas personas de nivel físico mediano. Ni incluso para ciclistas en subida es apto, eso sí es peligroso en bajada para esos usuarios teniendo en cuenta su estrechez en algunos tramos y peligrosidad para personas mayores y niños al cruzarse con algunos desaprensivos, no criminalizo al ciclismo del que me siento parte, pero si hay en un colectivo tan enorme algunos imprudentes.

Un recodo del Cinturón (Foto C. Carnago)


Otra panorámica la pista y los aledaños de Santa Ana (Foto C. Carnago)

Había y hay un sendero señalizado, que bajaba a la pista ancha que pensé iba a ser el trazado de este tramo,  pero sin embargo no ha sido así, el trazado oficial es más bajo. Sendero que al igual que el inaugurado tiene un único accidente considerable, el primer cortafuego (desde abajo) que nos lleva a los pies del Sagrado Corazón, en teoría. Cuyo desnivel lo pasa mucha gente incluso corriendo, lo que quiere decir hay muchos “elegidos” a los que verdaderamente admiro verlos subir a lo lejos alguna que otra vez. 
Inicio y puente que salva el cortafuego
(Fotos C. Carnago)

De momento, el sendero, en los primeros días de la inauguración está muy bien dotado de barandas y un sólido puente. Veremos cuánto dura el mobiliario a sabiendas del vandalismo imperante. Añadir que dos quitamiedos de la antigua carretera, dos paralepípedos de aproximadamente 60 cm de alto por uno y pico de largo y por unos cuarenta de ancho macizos, están cercanos al sendero a unos cincuenta metros abajo de la carretera, lo que se supone algún/os "superman" los habrán hecho rodar.

El puente en casi toda su extensión (Foto C. Carnago)

Otro recodo (Foto C. Carnago)

Puede que sea muy pesimista, pero es así a la vista de las pocas reparaciones de diversos senderos y la falta de mantenimiento periódica de los mismos. Lo hemos visto en la VEREDA DEL PRETORIO, en el tramo popularmente llamado Cuesta de la Traición que sube al LAGAR DE LA CRUZ donde hay una piscina que se llama Asuán, y en la CARRETERA DE LAS ERMITAS antes -de transformarse en carretera con Peón Caminero-, CAMINO DE LOS LAGARES que, erróneamente llaman Cuesta del Reventón. En la VEREDA DEL PRETORIO Se desmontan algunos árboles y se dejan en el cauce del Arroyo del Moro, y algunos puentes están peligrosos de cruzar y en la CARRETERA DE LAS ERMITAS algunos senderistas han recuperado tramos de las barandas y claveteados nuevamente. 

Otros dos tramos

Bajamos el CINTURÓN VERDE TRAMO UNO, desde la CARRETERA DE LAS ERMITAS como he dicho en el párrafo primero a la pista ancha, justo donde inicia la bajada un sendero no público, al arroyo de Valdegrajas donde está la fuente que se llama Cabecita de Clavo, y que redescubrió Manolo Trujillo y Rafa “Recesvinto” junto con otras personas, de la Plataforma A Desalambrar. En ese cruce se une el apéndice del sendero SL-A-93 al nuevo Cinturón Verde tramo uno, con una ancha pista con visos de intención de urbanizar el territorio en su momento, como ya se urbanizó Santa Ana de la Albaida. 

Desde el sendero antiguo (Foto C. Carnago)

Un trazado del Cinturón de Wikiloc

Es un tramo muy bonito, estrecho en algunos lugares, por aquello de compartirlo con otras aficiones, y de momento bien dotado, con algunos miradores naturales del valle, y nos subimos por miedo a las exageradas y escurridizas rampas por el antiguo sendero, con algo más de desnivel en algunos tramos pero pedregoso y muy suave en el tramo final. Ambos senderos tienen similar longitud, pero creo que el del Cinturón baja a zonas más profundas y cuando se baja hay que subir después por eso parece más brusco el desnivel. Pero disquisiciones aparte es de agradecer la puesta en valor de este tramo y desear se mantenga adecuada y periódicamente.

Fotografías del autor Wikiloc y C. Carnago
Bibliografía del Blog Notas Cordobesas.

domingo, 25 de abril de 2021

DERRIBO DE LA ESTACION DE FFCC DE "EL CHAPARRAL"

Estación de FFCC El Chaparral

Hace ya cinco años concretamente, el 20 de enero de 2016, publiqué una entrada en el Blog que se llama ESTACION DE FF.CC. DE "EL CHAPARRAL". Fue complicado llegar a ella pero en el fondo no hubo grandes problemas. Estaba totalmente abandonada, como si hubiese salido el personal corriendo por una catástrofe, abandonados los documentos y enseres, como si les hubieran dicho ¡¡fuera váyanse!!. Recomiendo abrir el enlace y leer los comentarios pues están los de las personas que vivieron en la estación hoy derribada y son un interesante testimonio de primera mano. Da una enorme pena la política, para mi errática, de la empresa estatal del ferrocarril, que ha demostrado a lo largo de la historia que ha traído siempre progreso por donde ha pasado, y cambiando los combustibles es el menos contaminante medio de gran transporte. Pero el fascismo en España apostó por la carretera y la dependencia del petróleo.

Restos del derribo (Foto Cordopolis)

El 18 de abril de 2021 la maquinaria letal, empezó el derribo del cuerpo de la estación que tenía dos plantas. Lo mejor del blog vuelvo a reiterarlo los comentarios de personas que de primera mano conocían la estación por haber vivido en ella o haberla visitado mucho, por lo que invito a leerlos. Generalizar es malo tanto para lo bueno como para lo contrario, debe de haber de todo pero en mi relación con ferroviarios, siempre he notado que eran unas personas que lo eran vocacionalmente. Hablaban con pasión de su profesión y defendían con unas y dientes a su empresa. Había grandes sagas de varias generaciones, lo que demostraba era para ellos un futuro que sus hijos continuaran en la empresa. Creo sin lugar a dudas que los ferroviarios, con las cautelas de la vida son una gran familia, por lo menos con los que me he topado y han sido muchos.

Desde la llegada de Córdoba (Foto Cordopolis)

Hoy nuestro digital cordobés por excelencia, Cordópolis, ha publicado un estupendo artículo de Alex Gallego, que parece ser el fotógrafo también, pues no he encontrado el nombre del autor de las fotos. Espero que el medio me permita usar sus fotografías para aderezar estás líneas cargadas de nostalgia. Mis padres y yo, hemos usado muchas veces esa línea de ferrocarril cuando íbamos al pueblo de mi padre Pinos Puente. Viaje que significaba una odisea, todo el día en el tren, con transbordo en Bobadilla, con vendedores de búcaros y roscos de Loja, cuando llegabas por la zona. Con las explicaciones de mi padre de los lugares por donde pasábamos -Ahora debes estar pendiente que se verá la laguna, luego la Peña de los Enamorados. Riofrío, la importante Loja -del refranillo que no procede-, y todas las paradas que hacia el tren.

Como era El Chaparral

Estaciones estándar con retretes fuera o W.C. más anglosajón: Vachillón, Chaparral, Torres Cabrera, Fernán Núñez, Montemayor, Montilla, Aguilar de la Frontera y las lagunas de Zoñar, (me dice en un comentario Juan Ruiz: -Le faltó la estación de Campo Real, ubicada entre Aguilar de la Frontera y Puente Genil. Fue la estación de inicio de la línea del famoso ferrocarril del Aceite), Puente Genil, Casariche, la Roda, Fuente de Piedra, y Bobadilla (a lo mejor me sobra alguna y me faltan otras estaciones pero mi memoria es la que es y actúo siempre sin red), dónde había que esperar al tren que venía posiblemente de Sevilla o Málaga y seguir para Granada; Antequera, La Peña, Archidona, Villanueva, Riofrío, Loja, Huetor, Villanueva Mesia, Tocón-Montefrío, Illora, Pinos que no paraba (pues teníamos que llegar a Granada y volver en el tranvía), Sierra Elvira, Atarfe-Santa Fe, y Graná. Y luego volver a Pinos Puente casi por el mismo sitio el tranvía.

Un señor edificio

Eran tiempos de verdadera pena, gente que se metía debajo de los asientos cuando venía el revisor pues no tenían billete, y eran protegidos por los otros pasajeros, mientras un niño ajeno a esa problemática veía pasar las nubes y los veloces postes del telégrafo y pensaba que cuando llegásemos a Riofrío habría que abrigarse. Mi padre siempre me aclaraba mis dudas, y me contaba cuentos de los sitios pasados camino de su tierra. Era el tren -para mí lo ha sido-, una experiencia inolvidable. Luego a la hora de comer; las fiambreras, las tortillas y los empanados llenaban de olores el departamento, todo el mundo le ofrecía comida a todo el mundo y nadie se quedaba sin comer, por lo menos algo. Había poco que dar pero había más solidaridad. Por todo, cuando algo del ferrocarril desaparece, desaparece algo de tu vida, sabes que no puedes compararlo con tus recuerdos porque ya no está, como por ejemplo la Estación de "El Chaparral".


Fotografías de Cordopolis
Bibliografía de Cordopolis

sábado, 24 de abril de 2021

LA PROPIEDAD DE LAS PUBLICACIONES

Cartel 26 de abril día de la Propiedad Intelectual

Vaya por delante mi premisa de que yo no soy literato, no tengo ningunos estudios al respecto, y practico una gramática muy precaria. Sólo me he movido en cuestiones técnicas de electrónica, referidas a la radioafición e informática. Todo ello a un nivel de usuario aventajado pero nada más. Luego hice estudios de derecho y me quedé en la Diplomatura. Eso sí, como decía mi madre que era muy refranera, he sido en mi vida y creo lo sigo siendo, “aprendiz de todo y maestro de nada”. Mi inquietud por conocer e investigar cosas ha sido siempre y sigue siendo inagotable. Y la verdad es que en algunas cosas he alcanzado un nivel superior al medio, pero también lo es que el nivel general es muy bajo, y "en el país de los ciegos el tuerto es el rey". Siempre digo que lo que publicas llega un momento, no sé cuál, si es en el que el trabajo ve la luz, o posterior, aunque es lo de menos, en el que no lo reconoces como tuyo.

Fotografía publicada por José Álvarez, en una página de Facebook, "Fotos Antiguas de Córdoba Andalucía España", de 1935 en la que el Alcalde de Córdoba, Bernardo Garrido de los Reyes homenajea a los caídos en la Batalla de Alcolea

Tengo aproximadamente en el blog -que se pueden contar-, 2101 entradas, aderezadas de 9586 comentarios (sin olvidar los maliciosos fascistas, sí fascistas porque lo que expresan incluyendo amenazas, te trasladan a las persecuciones de los nazis) de los lectores oficiales, apuntados y plantilla, son 462, a los que se supone les envía el sistema un aviso de las publicaciones, aunque no tengo muy claro si es así, pero sea lo que sea, me ha comunicado Blogspot que va a dejar de hacerlo en una pronta fecha. A lo que vamos, esta misma mañana le he referenciado a un querido amigo Nicolás Puerto, unas entradas sobre el monumento a los caídos en la Batalla de Alcolea, del que me existía la duda era en la Batalla de 1868, cuando se tuvo que marchar, rica como todos, "la Borbona", o cuando desperdiciamos el futuro con la invasión napoleónica en 1808. Esta fue la ocasión para librarnos de otro indeseable Borbón, quizás de los peores.

Monumento a los caídos en la batalla de Alcolea

En la lectura de lo escrito, sin entrar en dilucidar que batalla y que muertos se homenajeaban en el monumento, pero en el monolito pone los de 1868, por lo que la cosa va por ahí, ha habido muchos momentos en que lo que leía me parecía salido de una pluma distinta de la mía. Aunque en realidad fuesen escritos salidos de ella, no los reconocía como míos, es más me he preguntado muchas veces, al ver una cierta calidad en ellos si los copiaría de alguien, exagerando de esta manera el alejamiento de la propiedad de los mismos. En una palabra, me pregunté -¿Esto lo he escrito yo? Por eso siempre que algún formal, que los hay y bastantes, te pide permiso para usar textos y fotografías, siempre les digo, todo lo publicado es público por lo que puede usarse sin necesidad de pedir permiso, pero nunca viene mal una referencia en deferencia, en una palabra, a nadie le debe amargar un dulce.

Mi amigo Nicolás Puerto

Un colega de Granada hace unos días, me pidió autorización para utilizar no sé qué fotos concretamente, cosa que no me preocupé en averiguar porque le contesté que podía usar todo lo que quisiera porque era público, desde el momento que sale del horno ya es del respetable. Él amablemente me ofreció fotografías y datos, si los necesitaba de la ciudad de Granada, estaba confeccionando un trabajo que le pedí conocer si tenía a bien cuando lo terminara. Otra gente vive otra dimensión y se abrogan la titularidad de las publicaciones de otros e incluso aceptan las felicitaciones que ellos saben no les corresponden,  en su filibusterismo soslayan la propiedad intelectual del trabajo. "Bienaventurados los que me copian porque de ellos serán también mis defectos". Puede parecer una contradicción molestarme por eso y decir que es público, pero no lo es, una cosa es el uso libre y público y otra es abrogarse la paternidad deliberadamente.

Composición sobre la propiedad desconozco el autor

“Las licencias Creative Commons son una herramienta legal de carácter gratuito que permite a los usuarios usar obras protegidas por derecho de autor sin solicitar el permiso del autor de la obra.” Según dice Internet, es una especie de derecho de propiedad abierto, público, muy adecuado en estos términos. En mi blog no las uso explícitamente pero si implícitamente, en una palabra, que sin usar el término legalmente se da por hecho que se usa. El sentido de la propiedad de las cosas está muy arraigado en nuestra sociedad y cada vez más, ya vemos la psicosis colectiva de ocupaciones de viviendas, creada por los fascistas para su beneficio, y las empresas de alarmas, para obligar a las familias con miedos y falsedades a gastar innecesariamente. Aunque el niño de antemano, lo primero que aprende a decir –¡Es mío!, cuando otro niño pretende usar su juguete.
Esquema de la propiedad intelectual (desconozco su autor)

Para terminar concretar como de una aclaración a un amigo Nicolás Puerto, relativa al monumento a los caídos en la Batalla de Alcolea de 1868; que partía una fotografía publicada por José Álvarez, en Facebook en la página: "Fotos Antiguas de Córdoba Andalucía España", fotografía de 1935 cuando el Ayuntamiento de Córdoba que presidia Bernardo Garrido de los Reyes, repara y homenajea el citado monumento a los caídos de la batalla de 1868; una petición de uso de un investigador granadino y la lectura ocasional de un texto de hace unos años, todo esto metido en la olla me da los resultados de pensar sobre la propiedad de lo publicado, de “dudar” sobre la autoría de mí trabajo desde la distancia y de cómo el tiempo y la edad te permiten pensar con una perspectiva distinta las cosas que, en la tierna infancia te hubieran hecho decir -¡Es mío!

Sobre la propiedad intelectual (Desconozco el autor)

Texto en una placa del monumento que nos aclara la fecha de la fotografía:

"EN EL AÑO 1935, IV DE LA REPÚBLICA ESPAÑOLA, EL PUEBLO DE CÓRDOBA Y EN SU NOMBRE EL AYUNTAMIENTO PRESIDIDO POR BERNARDO GARRIDO DE LOS REYES RESTAURÓ Y MEJORÓ ESTE ALTAR DE LA PATRIA."

Texto en la columna de la cruz que nos aclara de que batalla eran los muertos :

"LA REMONTA DE CÓRDOBA A SUS COMPAÑEROS DE ARMAS MUERTOS EN LA BATALLA DE ALCOLEA 1868 R.I.P."

PUBLICACIONES EN EL BLOG SOBRE ALCOLEA


Fotografías desconozco los autores salvo la del monumento
Bibliografía del Blog Notas Cordobesas.