domingo, 2 de mayo de 2021

DE UNA FOTOGRAFÍA DE VISTA ALEGRE

La fotografía que encendió la memoria personal

A partir de una publicación de Vista Alegre o construcción de Vallellano, de mi erudito amigo Alfonso Gómez, en la página de Facebook, “Historia de Córdoba en Imágenes” de Antonio Moreno, Alfonso regenta “Corduba”, página que administra con la ayuda de Manu en Facebook, aderezada de fotografías de Tejada y Ladis, página y fotos que me trae muchos recuerdos agradables. Me quedo asombrado de lo prolífico que es mi amigo y de sus fuentes que de momento considero inagotables. Y otra cosa que voy a decir porque creo debo, ya soy mayor para asumir mis propias decisiones, tiene Alfonso un trabajo muy dulce en la casa Eureka, empresa de excelentes productos basados en el cacao, como: La Colonial, Eureka Chocolates, Caoflor, Tres Tazas, etc. que recomiendo por su calidad indudable. Sé que se me puede enfadar por la subliminal publicidad, pero me da igual.

La carretera al cementerio

La de Puesta en Riego, Avd. Aeropuerto actual

Cuando construyeron la gran Avenida de Vallellano, el lugar era antes los llanos de Vista Alegre, que de alegre tenía poco pues si la mirabas desde la puerta de ese hotel famoso, con moro incluido en la entrada y apedreado por los “patriotas” de aquel tiempo cuando fue la guerra de Ifni, que era el “Palas” veíamos al fondo el cementerio. A la derecha tenemos el solar de la Diputación, con su reja característica, donde sucedió un asesinato parece ser fue de una persona homosexual, puede que sin resolver, decían por el poder del asesino. Los incipientes eucaliptus que después quedaron delante de la sucursal bancaria y luego fueron vilmente talados. Una de las glorietas a cada lado de la Avenida, que decíamos ¿Para qué esta enorme avenida sin coches? Pero vinieron después y se quedó chica. Debajo de esas glorietas hicieron jardines que llamábamos de los chorritos y dieron nombre militar.

La feria de mayo en Vista Alegre

La gran avenida y al fondo el hotel

Las casa talleres de Pozo y calerines de los llanos junto al cementerio del que se divisan sus cipreses. El pilar circular en el centro, aunque había otro más cercano a la glorieta rectangular, entonces habían pilares porque los animales energía importante de transporte debían beber agua, ahora son gasolineras y enchufes eléctricos. La carretera de Puesta en Riego, pues servía para dar servicio a los terrenos fértiles de regadío, ocupados en su mayoría por "granainos" venidos del valle del Genil y alrededores, al valle del Guadalquivir, hoy rebosadas de las enormes parcelaciones la mayoría ilegales. Esa carretera tenía en la acera de Ciudad Jardín algunas grandes empresas, unas naves de Obras Públicas y una fábrica en las cercanías de la actual Avd. Parque con chimenea y todo, antes de subir la cuesta que culminaba en casilla y ventorrillo Bar Piloto, donde en octubre de 1973 nos detuvo una noche la policía y nos apuntó con sus metralletas, pues estaban buscando al Lute, no llegó la sangre al río solo el susto. Y era mi despedida de soltero. 

Un helicóptero que aterrizó en Vista Alegre 

El otro pilar 

Esa carretera, la llamada Puesta en Riego tenía a los lados unos refugios antiaéreos de la Guerra Civil. Los que fuimos niños en la década de los cuarenta y cincuenta del siglo XX, teníamos muy cercanas las cosas de la guerra incivil y criminal. El camino arbolado que se ve era la carretera que desde la avenida de la República Argentina bajaba al pago de la Salud y al cementerio del mismo paradójico nombre. Salud para un cementerio, es verdad que el nombre procede de una virgen encontrada en un pozo milagroso y por eso Salud. Todavía recuerdo y lo he dicho en muchas ocasiones, cuando murió Cascajo un general fascista, al que regalaron una parcela en la República argentina y un chalet, donde vivía. Algún historiador ha dicho de este personaje siniestro esto: 

El pilar redondo de Vista Alegre aéreo

Eleuterio Sánchez, enemigo público nº 1 de la dictadura

“Hasta 1938, Cascajo se dirigió la represión franquista en la capital cordobesa.  No obstante, en la represión contó con la colaboración de Luis Zurdo Martín y Bruno Ibáñez Gálvez, que fueron nombrados delegados de Orden público, respectivamente. Se llegó a realizar una colecta popular en la ciudad cordobesa para la edificación de un chalet en "agradecimiento" por sus servicios al frente del Gobierno civil.  Al final de la guerra, recibió numerosos homenajes y fue ascendido a General de Brigada”, y lo llevaron desde allí por esa carretera al cementerio, iba la caja, -podía decir féretro pero prefiero caja, la que les negaron a muchos de sus asesinados, miles- en un armón de Artillería tirado por caballos. 

Al fondo el solar de la Diputación y los eucaliptus

Rebaje del terreno

Entonces fue cuando vi a nuestro vecino el orondo sargento Segura vestido de militar y con casco de guerra y correaje. Eso para mí fue un acontecimiento, siempre lo había visto bebiendo vino por la piquera de la "Taberna La Mezquita" de Rafael Moyano Criado, para no mezclarse con la parroquia. Le dije a mi padre que era acostumbraba a llevarme a la mayoría de acontecimientos, yo tenía seis años: –¡Papá mira, aquél es el sargento Segura, está vestido de militar y lleva un casco de guerra! Nunca lo había visto vestido de militar, su hijo “Paquito el del Sargento” era muy amigo mío y su hermana lo fue de mi hermana Loli. Un acontecimiento pues, sólo veías a gente con casco en los tebeos de Hazañas Bélicas y en las películas, nunca conocidos y al natural. Esa carretera llevaba hasta el cementerio de la Salud, y allí enterraron al asesino de miles de cordobeses con todos los honores del fascismo. 


Las páginas de Facebook citadas, muy interesantes

Esa era la España negra que tenían pues los demás teníamos poco, y mucho menos libertad, esa que ahora los neofascistas enarbolan y exigen. Recuerdo que, como habían rebajado la cota de Vista Alegre, los árboles para no quitarlos de momento, estaban con tierra a su alrededor y los postes de electricidad también, luego arrasaron y todo llano, llano. Cualquier fotografía, no tan cualquier desde luego, activa rincones ocultos de nuestra memoria y nos trae imágenes, sonidos y olores en este caso de un niño de seis años, de una época mísera, negra, que añoran muchos desgraciados actuales, y vaya que si la añoranza es de los que siempre han vivido bien vale, pero que sea de infelices trabajadores y en el paro ya es de estudio.

Fotografías de Tejada, Ladis padre y otros autores desconocidos.
Bibliografía de la página Historia de Córdoba en Imágenes de Facebook y de la memoria personal.