viernes, 24 de junio de 2022

ANILLO VERDE EN EL DESAPARECIDO SENDERO DEL LOBO

 
Después de recorrer ayer el tramo del Anillo Verde por Torrebermeja, al llegar al coche pensé, que el tramo desde la entrada de El Pardo al Cruce de las Ermitas, por donde es todavía joven e inexperto el Arroyo de Valdegrajas. No lo completé el primer día porque estaban trabajando con la maquinaria pesada, por lo que decidí ya que estaba allí hacerlo y comprobar su estado. Total 870 m. por dos, Wikiloc me marca 1,740 Km. ida y vuelta. No tiene nada de señalización.

Planimetrías de 1870 no existe la CO-3314

Topo 1ª Edición siglo XIX, sigue sin haber carreter

Vuelo de la USAF 1956, ya está la carretera no el camino

Así que dejé el coche donde estaba y me dispuse a bajar hasta el cruce de la CO-3314 y la CO-3403, cruce al Desierto de Belén, que tiene en trámite la declaración de BIC. En todo este tramo desde el cruce de El Pardo al cruce de Las Ermitas el sendero que había ya no está, ahora es un camino del ancho de todos los tramos, bueno salvo excepciones puntuales que lo han dejado como estaba en otros tramos. Ojo, importante decir que los caminos que antes pasaban por El Pardo o subían al cerro de 551 m. con pistas nuevas, están todos cercados.

Vuelo 1977 tampoco se vislumbra el sendero

Vuelo de 1984 tímidamente pero tampoco

Ortofoto de 2010, ahora si está el sendero

Aproximadamente tiene este tramo una longitud de 870 m. con sentido descendente mayoritario en dirección a Las Ermitas como es lógico por el sentido natural de la sierra. El desnivel medio es del 8,04 % aproximadamente. De la cota 535 baja a los 465 m.s.n.m., 70 m. de diferencia. Sin perjuicio de que el trazado es en algunos sitios alomado, tiene una destacada joroba rocosa casi en la llegada al cruce. En este tramo se arrancaron árboles como no podía ser de otra manera al ensanchar el sendero. 

Inicio desde el cruce a El Pardo

Un primer tramo ascendente

Termina lo ascendente

En una palabra, el ensanche causó “daños colaterales”, por emplear un eufemismo bélico. Esperemos que los beneficios sean superiores a los perjuicios porque la naturaleza en cuanto no estás pendiente de ella, se toma lo que le interesa. Me llamó la atención que, mientras en otros senderos como el de la Cuesta de la Traición no he visto hormigas, en este hay y bastantes, lo que según los expertos es significativo.

Comienza el descenso al Cruce

Pienso que la naturaleza lo hará de nuevo sendero

Cambio de la textura y color del terreno

Las especies son las habituales, predominando la retama, aulaga y mucho rascaviejas (cambrón), del que no había visto su fruto, la vaina, así como otras muchas especies. No es predominante la jara como en otros lugares. Y las naturales especies arbóreas del bosque mediterráneo. Hoy me ha llamado la atención una especie de jazmín de monte, la clemátide flámula, una trepadora o liana de regiones templadas de preciosas flores, pero que producen irritación de la piel si te rozas con ella, pero las flores son preciosas. 

Promontorio rocoso citado

Bajada acusada del promontorio

Llegada al Cruce sin nada de señalización

No he encontrado el sentido del toponímico, “Sendero del Lobo”, lo que puede significar que pasa con este nombre como los muchos que figuran en muchos sitios, desconocida su partida de bautismo. Ojeados los planos del siglo XIX, bastante serios con los topónimos, sobre todo las Planimetrías, no viene nada al respecto. Por el contrario hablan todos del Camino al Bejarano desde la fuente de Las Ermitas, al final de La Trocha, el nº 28, casi desaparecido a no ser por la reivindicación constante de A Desalambrar. 


Vaina fruto del rascaviejas y el jazmín de monte

"Camino vecinal 28.- El que partiendo del anterior en la fuente de las Ermitas continúa por los lagares de Negrete, de Melgarejo, de San Pablo y la Aguardentera hasta el del Bejarano, donde se reúne con el carril que desde la aldea de Trassierra conduce á la Albondiguilla." Ordenanzas Municipales 1884. Los topónimos llamativos son los que ponen los ciclistas, por lo menos a mí me causaron muchos curiosidad, algunos acrósticos son muy curiosos.  

Fotografías del autor
Bibliografía del Blog Notas Cordobesas

jueves, 23 de junio de 2022

TORREBERMEJA Y EL ANILLO VERDE

 
Wikiloc Torrebermeja y el Anillo Verde

Dejas de pasar por el campo y cuando lo haces de nuevo ya no conoces el territorio. Eso me ha pasado hoy, quise hacer el recorrido del tramo del Anillo Verde, desde la carreta CO-3314, acceso a la finca de El Pardo, hasta la CO-3405 pasando por el Lagar de Torrebermeja. Pretendí ignorar una puerta que nunca había estado allí pero estaba abierta, como invitando a pasar. Es el camino que lleva al cortijo de El Pardo, pero nunca habían prohibido el paso.

Vuelo de 1956 de la USAF

Vuelo interministerial de 1977

Ortofoto de 2010

Me desvié de la entrada al cortijo, buscando el sendero que llevaba a Torrebermeja, a los pocos metros, oí voces y había dos personas trabajando en un cercado, inmediatamente me dijeron: -¿Dónde va usted? Les contesté: -Camino de Torrebermeja. Me preguntaron: -¿No ha visto una puerta? –continuaron diciendo- Esto es  la finca de El Pardo y la estamos cercando. -Sí la vi está abierta. Lleva muchos años abandonada esta finca–les dije-. -Sí –contestaron- y ahora la nueva propiedad la está poniendo en valor. 

A la izda el camino a la derecha a Las Ermitas

Sigue el trazado a la dcha.

Camino al Lagar de la Cruz a la izda.

-Bueno -concluí-pues perdonen, la cosa está clara, veo que me he equivocado y  me vuelvo por donde he venido. -No se vuelva –me dijeron amablemente-, siga por aquí y saldrá a la entrada. Y me señalaron un camino paralelo a la cerca. -Adiós buenos días y gracias. Estos son los cambios, antes podíamos subir desde El Aljibe, por un sendero precioso, fruto de un torrente, y acceder después a un mirador sobre el arroyo que vierte o vertía en el Patriarca. Pasar por El Pardo y optar si salir a Las Ermitas desde allí, girar a Torrebermeja o seguir al Lagar de Cruz por el sendero paralelo a la carretera CO-3314

La cancela citada

Camino de El Pardo

Sigue el camino

Claro hay que tener en cuenta que la mayoría de las propiedades estaban sin uso de varios años, casi abandonadas, y los caminos que iban a ellas no son públicos. El Aljibe está ocupado por sus nuevos dueños, El Pardo poniéndolo en valor y es lógico todo, salvo Torrebermeja que pasa el Anillo Verde por su puerta. Me incorporé al Anillo Verde, el tramo no está terminado y hay una señalizaciones de obra, pero no están trabajando, el pozo a la derecha y muchos caminillos que se convierten en arroyos, seguro que creados por el paso de los ciclistas o motoristas. 

A la dcha. El Pardo a la izda. Torrebermeja

A la dcha. el Aljibe a la dcha. Torrebermeja

Recuerdo este sendero en el que había un tramo del mismo que era un arenal, no comprendía en su momento ese tipo de piso de arena fina. El camino en la anchura que le han puesto llega arriba de Torrebermeja, y ahora tienes que andar entre retama, jara y un buen cambronal. Curva a derecha bajando, luego a izquierda y estamos en el olivar, al frente una caseta que sospecho es el pozo que riega el goteo de los olivos. Visto desde el satélite toda esa ladera O/E es un cuidado olivar de regadío. 

Cercano a los trabajadores

Camino circular a la puerta

A mí siempre me pareció un olivar de categoría, eso sí, la recogida no deberá ser como en los Llanos de Banda. Entremedias tiene salpicadas encinas, unas veintisiete conté hace años, pues son muchos los que han transcurrido. La hermosa finca, nunca en el catastro se sabe si una finca tiene varios polígonos o uno solo, el olivar que cito como puede verse de oeste a este, es el polígono 86 y la parcela 48 y tienen una superficie de 68.635 m2 bien cuidados como digo. Y la titula el catastro La Aduana. 

Ya estoy en el Anillo Verde

Al fondo señalización comienzo de obra

Es obvio que esta es una segregación de la primitiva, que creo recordar era propiedad del Monasterio de San Jerónimo de Valparaíso. Los jerónimos, esos que “miraban al cielo, sin dejar de hacerlo al suelo”, pero vamos desde el Arroyo de Guarromán hasta La Aduana hay metros. En el vuelo de la USAF de 1956, no existían caminos destacados, y todo era olivar, y por supuesto no había casa Torrebermeja. En el vuelo de 1977, hace 45 años, todavía analógica la fotografía, ministerial, se ven unas tímidas construcciones en el lugar de Torrebermeja. 

La señalización de comienzo de obra

Sigue la zona en obra

Sin embargo los caminos están definidos y más al este, sobre el promontorio que tiene su vertical al Noviciado (Actual Colegio de la Aduana), y posiblemente esa proliferación de caminos pudiera ser un proyecto de urbanizar parte de ese territorio, lugar privilegiado desde luego, como lo es Torrebermeja, aunque ésta finca está dentro de la cañada, y los caminos que cito, están prácticamente sobre la ciudad y el valle del Guadalquivir, como Las Ermitas vamos. 

Fin de la zona de obra antes de bajar a Torrebermeja

Torreta acecho al lado del camino

En uno de esos caminos, cuya finalidad la sabrá el que los hizo, concretamente el que acaba en una explanada más al norte, desde la que se ve plenamente Pino Gordo, ese referente cordobés, que fue del horizonte serrano de los que superan mi generación y de la mía también, donde pensé iba a entregar las credenciales o la cuchara. Un calor sofocante y una arritmia que no cedía me mosqueo bastante. Pero parece que unos ejercicios de relajación –claro no había perdido del todo los papeles-, inspiraciones, retención y expiraciones, hicieron volver el ritmo a su cadencia normal en unos pocos minutos. 

Camino perdido por no usarlo

El tapiz de alcaparras.

La edad entonces, 68, llevaba a que pudieran decir -Fíjate no lleva ni tres años jubilado y la mala suerte que ha tenido al quedarse tirado en un camino de la sierra. Cuando me hubieran encontrado porque entonces no ponía la ubicación en el móvil. Humor negro aparte, rodeé la casa y en la esquina noreste, el mastín dormitaba y no se había dado cuenta de mi presencia, cuando me vio empezó la orquesta. No cambiaba nada, el Lagar de Torrebermeja con sus cancerberos incorruptibles, que cumplen siempre con su misión como si fuesen a ser siempre eventuales. Yo pienso que es miedo y por eso ladran, pero mejor no comprobar que es. 

Giro hacia la casa

A la izquierda la bajada a la CO-3305

En este caso no son como los guardianes del Hades en la mitología griega, aunque tampoco puedo precisar la raza, me parece que uno es mastín, pero el otro no le pongo raza, la verdad es que yo de perros como de cortijos. Como siempre, y aunque eran otros perros, lo lógico, pues la última vez que pasé hacen siete años, es que los que había entonces, dos pequeñajos provocadores y un mastín, hubieran entregado ya su hueso. El guion era mismo, este despertó al otro y como el camino rodea la casa, ellos te siguen durante el recorrido, hasta que te pierdes por la cuesta abajo, que tiene un notable desnivel. Bajé a la carretera CO-3305, o del Lagar de la Cruz, o de Villaviciosa. 

Al fondo el valle, pero es un 24%

La cadena y la CO-3305

Ahora a sufrir el 24%, la vuelta.

Bebí agua y pensé la cuesta que me esperaba para subirla. Una cadena con un candado impedía la entrada por el camino de vehículos sin llave de la misma. Debí acercarme a ver la salida del tramo de la Cuesta de la Traición, tramo que custodia el ordinario, grosero y maleducado guarda de la finca detrás de la Aduana. Siempre este tipo de personajes me recuerda la novela de Delibes, que son unos “mandados” pero aportan a diario méritos, por si pueden satisfacer al patrón. No me asomé, luego tendré que hacerlo por la carretera. 

El cuidado olivar

Las alcaparras en el camino

Otra vez en el Anillo Verde

Ahora atacar la cuestecita, tiene 397 metros de longitud, y un desnivel del 24%, que se las trae. Y apenas te quedan cien metros ya te han sentido los cancerberos y tratan de intimidarte, pues te ven desde la puerta principal de la casa, van contigo al este y luego al oeste, y ya se aburren y tú sigues un camino tapizado de alcaparras en flor. Nuevo giro a la derecha y enfilas entre cambrones, ojo cambrones o rascaviejas, no lo otro, el espeso y poco usado camino que será cuando lo terminen, el Anillo Verde. 

Trozo en construcción

Caminos que son profundos surcos

Antes has pasado por una torreta de madera con caseta encima, para fotografiar jabalíes o ciervos, o lo otro, para hacer chorizos, jamón, lomo y lo que se tercie. Vamos para ecológicamente contribuir al equilibrio de las especies. Nuevamente llegas al comienzo de la zona de obra, y entras en la zona se supone que está terminada. Sientes al poco rato a los trabajadores que están con la cerca de El Pardo, ves los caminos antes citados que son surcos profundos, surco que cuando llueva, ojalá, acabará por destrozarlo. 

El pozo

Y la salida a la CO-3314

Ves la espesura del monte, y te acuerdas de aquello de que los incendios se apagan en invierno, que cuando no hay piconeros ni ganado hay que limpiar el monte periódicamente. Toquemos madera. Al cabo del rato llego a la entrada de la CO-3314. Fin del recorrido, cierro el Wikiloc y nada más publicar, me llega el aplauso de Javi el “Lince Ibérico”, y luego a esperar el del José-Javier, amigos queridos que están siempre pendientes, cosa que anima y es de agradecer su presencia, pero que no sé cómo responderles en el sistema. Ya aprenderé.


 
Fotografías del autor y de la Web de Javier Jiménez
Bibliografía de Blog Notas Cordobesas.