domingo, 24 de enero de 2021

LA FUENTE DE LOS PADRES DE GRACIA (II)

Emplazamiento de 1950
Emplazamiento de 1950

Manolo Estévez mantenedor del Blog cordobés, Luchemos por Córdoba, publicó en el Blog Calleja de las Flores, un comentario sobre una desconocida fuente fotografiada por Laurent en 1863 y que aún no se ha podido ubicar. Al hilo de esa publicación se extendió Manolo con una reseña sobre la Fuente del Jardín del Alpargate, cuya procedencia era del Campo de San Antón delante del Convento del Carmen y Sanatorio Antituberculoso. Ese sanatorio lo tuvieron cerrado unos años, lo desinfectaron y trasladaron allí después Maternidad desde la calle Torrijos, antiguo Hospital de San Sebastián. Hoy como todos sabemos es la Facultad de Derecho.

Aérea de Google
Aérea de Google

En el afán sano, de aclararnos mutuamente cuestiones de la ciudad, yo consideré que la explicación, sumamente didáctica e interesante de Manolo Estévez, no tenía en cuenta el segundo traslado que tuvo la fuente dentro de la plaza, además de tomar al pie de la letra una frase: “Recuerdo perfectamente que fuimos los “nenes” del barrio de San Lorenzo de entonces, los que ayudamos a dicho traslado y que el peso importante del mismo lo llevaron, los picapedreros:” cuando en realidad era una frase hecha que desarrolla y explica correctamente Manolo Estévez en un nuevo comentario, que cierra cualquier respuesta al respecto porque queda meridianamente claro. No obstante y como siempre, terceras personas trataron de incitar a Manolo a entrar en un debate que no existía, y que él ha sabido evitar. Bueno si se hubiera generado seguro que yo no hubiera entrado, porque estimo que, estos blog que están realizados con el máximo cariño, nunca deben conllevar competencia, sino todo lo contrario, colaboración y, por lo menos yo, siempre aprendo todos los días cosas de la ciudad que me llenan de satisfacción.

Hablamos Manolo Estévez y yo, y él me autorizó a extenderme en el asunto de la Fuente citada, con sus aportaciones personales en la Calleja de las Flores, y en Puente Mayor, y como no en Luchemos por Córdoba, y esta es la pretensión presente, ampliar los conocimientos sobre “nuestros” monumentos.

Es posible que pueda parecer extensa la recopilación de los comentarios pero es que cada uno de los publicados por Manolo son documentos por si mismos que deben tener más categoría que la de comentario, y que pueden servir, sin duda, para conocer más el monumento.
--oo--
Emplazamiento de 1950 en la actualidad
Emplazamiento de 1950 en la actualidad

Comentario de Manolo Estévez en La Calleja de Las Flores, 16 Julio 2010
"-En los Padres de Gracia (jardín del Alpargate), de antiguo y por delante del tronco del explendido “Platano Oriental”, existía una fuente-pilar-abrevadero con dos caños, muy parecida a la que existía en la coronación de la Cuesta del Campo de la Merced (frente al Grupo Escolar Colón).

Esta fuente del Jardín del Alpargate, tenía un gran pilar y servía de “abrevadero” para todo el ganado que iba para el Matadero Municipal, y que lo hacía por el camino de “La Ronda de la Manca” No fue la primera vez que se escapó una “vaca pajuna” y llevó la alarma a toda la gente de San Lorenzo.

A principio de los años cincuenta de esa fuente no quedaba nada más que el muro frontal que servía de asiento para muchas personas que tomaban en verano el fresco. Bien es verdad que quien “jubiló” a esta fuente es la que hay actualmente que fue traída de la Plaza de Puerta Nueva, ante el disgusto y enojo del padre de los García Rueda (marmolistas), que protestaron inútilmente ante el desmontaje, piedra a piedra, que se hizo de la citada fuente para su traslado. Recuerdo perfectamente que fuimos los “nenes” del barrio de San Lorenzo de entonces, los que ayudamos a dicho traslado y que el peso importante del mismo lo llevaron, los picapedreros: Federico “EL Coco”, Antonio “Cara ancha”, El Gordo “Piedras” y “Penñascares, todos bajo la jefatura de su encargado “El Pabilo”, que a su vez era hermano de la famosa saetera, María Zamorano “La Talegona”, que tiene placa en la Plaza.

Como “supervisores” del barrio en los trabajos, inevitablemente estuvieron: Enriquito Ogallas y su compadre “El Sorna”, que por aquellos tiempos ponian “las mesas veladores del bar” en lo alto del Jardín, junto a unos almendros que había. Por aquellas fechas fue sembrada la gran palmera central."
--oo--

Una perspectiva del hermoso platanero
Una perspectiva del hermoso platanero

Comentario de Manolo Estévez en La Calleja de las Flores, 26 Julio 2010.
"Sobre el traslado de la Fuente de Puerta Nueva a la Plaza del Jardín del Alpargate, tengo que decir:

-Que cuando se dice “los chavales ayudamos a transportarla piedra a piedra, quiero significar que:

En aquella obra como en cualquier otra que se pueda realizar, tendría que haber un Arquitecto, un Empresario y todas las estructuras necesarias para una obra de este carácter. Yo, como niño en aquella época solamente me fijé en las personas que conocía por la proximidad de mi barrio. Y de acuerdo a mi edad simplifiqué toda la operación de traslado al decir: “Y nosotros los nenes ayudamos a trasladar las piedras una a una”. Eso hay que entenderlo de que lo decimos en un contexto de proximidad y de participación en aquel transporte, porque en realidad en algún caso ayudamos algo.

-No era habitual que nosotros desde San Lorenzo, fuésemos al Jardín de Puerta Nueva a jugar. No, nosotros algunos días de la semana solíamos acompañar a Manuel Sánchez Aguilera, el “Ylli” a llevarle el bocadillo a su hermano Paco “Paquirri” que trabajaba en el Matadero de “matarife”. Todo lo hacíamos por la golosina de ver como actuaban los “matarifes”.

Muchas veces el mismo portero del matadero, no nos dejaba entrar porque según él había “movida” de ganado de cierto peligro. Entonces los más pequeños, esperábamos sentados en el “poyete” corrido que delimitaba el jardín con el frente que daba con el Hospital Antituberculoso.´ Luego al salir y casi siempre, tirábamos algún que otro palo contra “El pan y panizo” de las enormes acacias que había en el jardín.

Un día sorprendentemente, nos encontramos en mitad de la Plaza a una serie de hombres que estaban involucrados en la faena de desmontar “piedra a piedra” la fuente. Evidentemente, había bastantes personas, pero yo solamente puedo dar fe de las personas que me acuerdo y además conocía y lógicamente seguí tratando de alguna forma.

-En primer lugar vi a un tal “Peñascares”, hombre sumamente conocido en San Lorenzo y que vivía en la calle Escañuela. Este hombre era posiblemente el más poequeño de todos los “empedradores” que pudiera haber en Córdoba. De broma claro está decía de él “chico Fortuna”, que cuando estaba “sentado” en la calle oía hasta el susurro de las hormigas. Para colmo se ponía una gorra con un estilo “apaisado” que le daba cierta distinción. Este hombre estaba allí cargando piedras en el “carro del Bola”, un transportista que con su carro de varales y su borrico, se ganaba la vida transportando materiales de derribo. Peñascares se mudó del barrio al Campo de la Verdad, en las primeras viviendas que entregaron. Solamente su hijo “El pillo” volvió alguna Semana Santa por San Lorenzo.

-El “Gordo Piedras” picapedrero de profesión pero también hacía algunas labores de albañilería. Posiblemente estaba allí como subcontratado del Ayuntamiento. Este hombre vivía, junto a su esposa e única hija en la calle Pedro Verdugo, precisamente en la casa de mi abuela paterna. Este hombre era cuñado del “Pabilo”, ambos estaban casados cada uno con una hermana. Era muy frecuente que él le hiciera trabajos al Ayuntamiento. El yerno de este hombre “Paco el barbero”, portero que fue del San Lorenzo, se puede ver con frecuencia en la taberna el Gallo de María Cristina.

-”El Pabilo”, El hermano de María Zamorano “La Talegona”, era funcionario municipal y su misión era la de encargado de una cuadrilla de picapedreros. No es de extrañar por tanto que al ser este hombre el encargado, “subcontratara a su cuñado”. De este personaje viven actualmente sus tres hijos. El varón que hará unos ocho años que se jubiló del Registro de la Propiedad, y sus dos hijas Milagros y Victoria. Esta última suele visitar todos los días la Iglesia de San Rafael.

-”Cara Ancha”, era un picapedrero-cantero, que vivía por encima de la taberna de “Huevos fritos”, (esquina Santa María de Gracia, con Arroyo de San Lorenzo). Todavía viven sus dos hijas, la mayor “Uchi” no sé donde vive, pero “Loli” vive en los pisos que hay sobre El Piedra de San Pablo, esta muchacha se casó con un platero llamado “Juani” que fue portero del Nazaret.

-Federico “El Coco”, nacido en la Nevería (frente al colegio de los Salesianos), se ha tirado toda su vida trabajando en el Ayuntamiento y viviendo en San Lorenzo, se mudó cuando desalojaron la “Nevería” y se mudó a la calle Escritor Pérez de Rivas, frente al Matadero. Actualmente su hijo “El coco Murrugares”, ordenanza del Alcázar de los Reyes Cristianos, suele visitar un par de veces a la semana la taberna “El Scaño” de la calle Escañuela. Por otra parte su hermano Miguel Morrugares, “El fati”, ha sido vecino mío durante treinta años. Aún vive hoy con noventa y dos años y tiene sus facultades totalmente lúcidas.

Las piedras en un carro o dos, yo solamente recuerdo al “Bola” se trasladaron por la -Ronda de Andújar, San Lorenzo y Calle Mayor de San Lorenzo (María Auxiliadora). Se eliminó la “Redonda” por el mal estado del piso y la posibilidad de que viniera ganado, como era habitual en aquellos tiempos.

De las personas que pueden aún certificar esta llegada del transporte, así como las personas que lo realizaron, está aún Ángel Ogalla, que ya por aquellos tiempos estaba de mozo en la taberna de su padre Enriquito Ogalla. Manuel “El Sorna” y el propio Enrique Ogalla, “inspeccionaron” casi todo el trabajo."

En este intervalo hice un comentario estimando que me parecía complicado aceptar que los niños de San Lorenzo ayudaran al traslado, no tiene desde luego extrañeza conociendo los abusos que con la infancia se han cometido pero no era esa la cuestión que aclara Manolo después en otro comentario. Lo verdaderamente importante para mí era conocer si había sido traslada interiormente en la plaza, en un segundo desplazamiento, como corrobora Manolo Estévez."
--oo--

Detalle de la cicatriz
Detalle de la cicatriz

Comentario de Manolo en La Calleja de las Flores, 27 Julio 2010.
"Sobre el traslado de la Fuente de Puerta Nueva.
Me he encontrado con el autor de “PUENTE MAYOR” y hemos coincidido en muchas cosas sobre todo este tema. Evidentemente, él, es mucho más joven que yo, pero me ha recomendado que mis comentarios los enviara a “Notas Cordobesa”, mi falta de experiencia para poder andar por Internet, me hace que lo haga a través de “la Calleja de las Flores.

Hoy he visto a varias personas de mi época y me han dicho que porqué no le he “replicado” al amigo de “Notas Cordobesas” y yo les he dicho porque no tengo interés en montar polémicas.

Yo, con carencias “Informáticas” tengo mi propio Blog, y desde ahí pienso expresar “Mis recuerdos de Córdoba”. EL BLOG SE LLAMA: LUCHEMOS POR CORDOBA”, en ese portal que se me ofrece pretendo contar las cosas que en la mayoría de los casos fuí testigo. Si he participado en esta galería de opinión, es porque: PUENTE MAYOR, LA CALLEJA DE LAS FLORES, NOTAS CORDOBESAS Y LA PUERTA OSARIO, merecen todo mi respeto y admiración como cordobés en los me mis leucocitos en vez de “rojos” son de color blanco y verde, los mismos colores que sin esperar a oportunismos, ya empleaba a principios de los cincuenta y en San Lorenzo, la PEÑA EL RELENTE…”
--oo--

Desde otro ángulo
Desde otro ángulo

Comentario de Paco Muñoz en el Blog Luchemos por Córdoba, 1 agosto 2010
"Estimado Manolo
No sabes la alegría que me ha dado conocer que tienes un blog, porque desde que hable con Laurentino de Puente Mayor me quedé en el aire, sin poder saber cómo cambiar opiniones contigo, y más que intercambiar poder aprender todo lo que se pueda relativo a nuestra ciudad, que es el elemento común que nos une, es eso creo que nadie tenemos dudas.

Comparto lo que dices que le contestas a amigos sobre no querer generar polémicas, y yo también lo comparto. Creo que andamos por la misma quinta, y a determinada edad polémicas las precisas. No es cuestión de generar polémicas sino entre todos, por lo menos yo, aclararme. Manolo sólo hay un punto de discrepancia basado en la evidencia fotográfica –que también puede tener explicación-, obviemos la realidad de tus recuerdos, aderezada de tanta cantidad de datos relativos a personas, e incluso a testigos directos.

Tengo dos fotografías Manolo la de la ubicación original del traslado, que se realizó en los años cincuenta, y la actual posiblemente cuando se remodeló la plaza la segunda vez.

La primera fotografía presenta una fuente a ras de suelo casi en el bordillo de la calle, que es donde está el típico guardia de circulación con su casco y guerrera blanca. La referencia es que el platanero está ahí y la fuente está entre la carretera y el árbol y, además esta subida en esa especie de estrado. Ahora está la fuente, el platanero y la carretera –dirección esquina de Lepanto-, eso es evidente.

Por lo tanto admirado Manolo, olvídate del traslado y sólo te ruego que mires las fotografías y me des tu opinión. Las fotos hablan de dos traslados dentro de la misma plaza, pero muchas veces la cosas no son como parecen.

Te reitero mi alegría de haber conocido tu blog, lo que no se es como se puede uno hacer seguidor –automático- de él. Si no hay manera ya lo soy desde este mismo momento manual, y sobre todo tengo materia de lectura con tus entradas.
Un fuerte abrazo.
Las fotos:



PD. Ah, pedirte autorización para que en la entrada de mi blog relativa a la fuente, pueda poner los aportes relativos a ésta que has hecho, evidentemente citando la procedencia.
--oo--

El tronco con algunos grafitis
El tronco con algunos grafitis

Comentario de Manolo Estévez en La Calleja de las Flores, 2 Agosto 2010
Aprovecho este vehículo de comunicación contigo, porque al parecer la informática no es mi fuerte. Lo que me preguntas en tu entrada en mi Blog, te lo contesto aquí:

Efectivamente, esa fuente fue trasladada a principio de los años cincuenta para que siguiera siendo “abrevadero” en el Jardín del Alpargate, del mucho ganado que pasaba diariamente “Por la Redonda” hacía el matadero Municipal.

Hay una referencia que no ofrece dudas. EL ARBOL PLATANO ORIENTAL, que en aquella época era de un tronco en volumen del doble. Este árbol sufrió los avatares de un medio ciclón que afectó a Córdoba y se partió por la mitad. (final de los 50), restauraron el tronco con una posta que no te puedo decir si era -yeso u otra argamasa”.

Sigamos con la fuente:

Como ya he dicho antes de que llegara esa fuente, existía un abrevadero con dos caños, constituido con un poyo frontal y un pilón bastante grande (yo bebí bastantes veces). Cuando decidieron quitar dicho abrevadero, quitaron el pilar pero dejaron durante un tiempo el poyo (que tenía los dos grifos). En dicho poyo nos sentábamos los nenes de aquella época y más personas aún.

Antigua fuente pilar abrevadero del Jardín del Alpargate

DATO CLAVE PARA TU PREGUNTA
Tanto la fuente antigua, que estaba por “delante del plátano oriental, como cuando instalaron la que vino de Puerta Nueva, ambas estaban a “este lado” del plátano oriental. Al principio la fuente que trajeron de Puerta Nueva, la enrasaron con el suelo pelado. Y se podía ver que en dirección a la calle Mª Auxiliadora tenía -El frontal poyo del antiguo abrevadero, y el árbol al pleno del plátano oriental.

A raíz de la Urbanización de todo el complejo de la Avda. Barcelona, posterior al año 1969, de decidió modificar la estructura de la Plaza del Jardín, metiendo “dentro” la Fuente, lo que supuso “adentrarla” lo menos unos 8 metros, hasta el punto de que el plátano oriental, está a la derecha de la fuente, según vemos la fachada de los Trinitarios. Todo el rellano en donde está el triunfo del San Rafael, prácticamente era casi la vertical de la primera ubicación de la Fuente.
--oo--

Ramaje
Ramaje

Bueno esta ha sido, en líneas generales, la relación epistolar mantenida con Manolo Estévez, del Blog Luchemos por Córdoba, quizás un poco a salto de mata, referida a la fuente de los Padres de Gracia o del Jardín del Alpargate.

El platanero
El platanero

En suma, la fuente citada se traslada a los Padres de Gracia en el año 1950, según proyecto del arquitecto municipal Victor Escribano Urcelay, como consecuencia de la remodelación del Campo de San Antón –el traslado y el personal que trabajó en él está detalladísimo en los comentarios de Manolo Estévez- se ubica en los Padres de Gracia, al lugar donde estaba el primitivo abrevadero de la Puerta de Plasencia, delante de lo que fue el Quemadero del Marrubial, de la “Santa Inquisición”. 

Normalmente a la entrada de las ciudades era donde, para que estuviera a la vista de los que entraban y salían, se exponían los “escarmientos” para meter miedo al respetable. Como se puede visualizar en la foto en la que se ve el guardia de circulación.

Frondosidad
Frondosidad

Posteriormente en el año 1969 –algunos estábamos marcando el caqui, ya como dos años en Lepanto nº 2-, con motivo del alineamiento de la Avenida de Barcelona –aún a medias por las casitas de la Puerta de Plasencia, y las viviendas (¿?) militares de Lepanto-, se desplaza hacia el centro de la Plaza a su actual ubicación, y se sube en ese estrado de dos escalones que le dan una mayor altivez, que contrasta con el enrasado que tenía y se puede observar en la fotografía citada.

Luego Manuel Estévez nos comenta que el platanero oriental sufrió un accidente por un “medio ciclón” a mediados de los años cincuenta del siglo XX. Eso me hace que fotografíe la cicatriz que había visto anteriormente y que no sabía que era una rotura. Manolo me comenta que ha fotografiado el platanero el cuatro de este mes: “Amigo Paco Muñoz. Hoy le he echado una foto al “árbol” plátano oriental que como te dije es el “que nos justifica el cambio de ubicación de la fuente del Jardín del Alpargate”. Como ya te he comentando este “árbol” tenía tres ramas pero hace unos cincuenta años, un vendaval partió la que parecía que era más frondosa y grande. En la foto se podrá ver la “falta de esa rama”. Lógicamente después de cincuenta años, la “cicatriz” está bastante disimulada.”

Estamos hablando de sesenta años desde el traslado de la fuente, aún desconociendo la fecha en la que se plantó, El mantenedor del Blog el Nido del Jilguero, que es un experto en la materia medioambiental, ha tratado de calcular su edad, porque si en los años cincuenta ya tenía un considerable grosor y cuatro ramas, habrá que echarle algunos más atrás, del año cincuenta del siglo XX, y que yo estimo en unos setenta o más años de vida, de ese hermoso ejemplar de platanero.

Comentarios de Manuel Estévez autorizados por él.
Fotos del AMC de Google y del autor.

sábado, 16 de enero de 2021

EL JARDÍN BOTÁNICO DEL INSTITUTO QUE HOY ES CLAUDIO MARCELO

Porción del plano con la parcela del Jardín delimitada y entrada en Diego León del libro citado de Cristina Martin

Mi amigo y excelente fotógrafo Paco Madrigal, me habló días pasados de haber leído que los terrenos de la casa de Banesto, de Claudio Marcelo, que fue publicada en una entrada del Blog, fueron los de un antiguo Jardín Botánico del Instituto. En principio no me acordaba dónde lo había leído yo también, posiblemente alguien lo mencionaría en la extinta Calleja de las Flores, foro de críticas digitales a las instituciones en esta ciudad durante un tiempo, que molestaban. Se echa de menos ese foro. Puesto a investigar busco y me encuentro -resultado que le ocurre normalmente a todo el que busca con método-, el expediente de la prolongación de Claudio Marcelo hasta la calle Diego León, pues esta vía sólo estaba abierta hasta la calle del Arco real, actual María Cristina.

Edificio de Banesto, del archivo de Lolo Córdoba

En el citado expediente, que está publicado en parte en la extraordinaria obra de Cristina Martín, “Córdoba en el siglo XIX. Modernización de una trama histórica”, donde puede consultarse en las págs. 383 a 393, describe y puede verse en los planos correspondientes como los citados terrenos pertenecieron al Jardín Botánico del Instituto General y Técnico, a los que se accedía también además de por el propio centro, por una puerta y reja, en embocadura desde la calle Diego León. Prácticamente ocupó el terreno la calle y la acera de los impares, actuales números 15 y 17. El nº 1 de la actual Plaza de las Tendillas antes Diego León, correspondía a la casa número 14 de la calle Duque de Hornachuelos antes Paraíso, también se afectó por la posterior alineación.

Plano centro ciudad 1884 con las líneas de la futura calle

Habla de que no tuvieron grandes problemas las expropiaciones de las fincas necesarias y el expediente se realizó en un tiempo corto. Por el contrario la cesión del terreno del Jardín Botánico fueron más prolongadas en el tiempo. Los primeros propietarios esperaban el pastel de la apertura de la nueva vía y se frotaban las manos con los beneficios que esperaban obtener en sus proyectados negocios, tanto comerciales como inmobiliarios. Sin embargo como sabemos van las cosas de palacio, el expediente de cesión por parte del Estado de los terrenos del jardín, obligaron a la creación de una Comisión especial y -ya se sabe como funcionan las Comisiones- menos mal que contó con la inestimable ayuda de los Diputados a cortes cordobeses. Antonio Barroso gestionó directamente con el Ministro de Instrucción pública y Bellas Artes, Julio Burell, la cesión gratuita de dichos terrenos.

Vuelo USAF 1956 detalle del nuevo edificio

Julio Burell y Cuellar, era también cordobés, natural de Iznájar, al que el Ayuntamiento en agradecimiento a su gestión le dedicó una calle, la que une la Plaza de las Doblas y la Puerta de Osario. El expediente figura en el Archivo Municipal. “Relativo a la permuta solicitada de los terrenos del Jardín Botánico del Instituto General y Técnico, para facilitar la ejecución del proyecto de prolongación de la calle Claudio Marcelo”, fechado en 1909, además del “Proyecto de obras de reforma en el Instituto General y Técnico de Córdoba” 1910, que adecuaría la fachada y puerta del citado instituto a la nueva calle. El ayuntamiento aceleró todo lo que estaba en su mano para la proyectada apertura y, el 4 de octubre de 1910 se procedió a derribar el último obstáculo para la misma, el Jardín, ya que las casas de las calles Maria Cristina y Azonaicas ya estaban derribadas y el Jardín por ese lugar era una pared.

Plano Catastro actual

El Diario Córdoba del 5 de octubre de 1910, titulaba la crónica local de la siguiente manera: “La calle de Claudio Marcelo. El derribo final”: “A las tres de la tarde de ayer se celebró el derribo de las tapias del Jardín Botánico del Instituto que era lo único que quedaba ya interceptando el paso en la prolongación definitiva de la calle de Claudio Marcelo. A dicha hora se encontraban en el mencionado lugar el Alcalde y la mayoría de los concejales, el arquitecto municipal, representantes de la prensa y buen número de curiosos. Abierta una brecha en la tapia que interceptaba la calle de Claudio Marcelo pasaron al Jardín Botánico todos los presentes, que fueron recibidos por una comisión del Claustro de profesores del Instituto… Después procedióse a quitar la verja de hierro que cerraba el jardín por la calle de Diego León, con lo cual quedó el Ayuntamiento posesionado del terreno y abierto por completo al tránsito público dicho lugar. Nos congratulamos sinceramente de esta mejora que tanto beneficia a Córdoba, y felicitamos por ello al Ayuntamiento y a cuantos han intervenido aquí y en las esferas oficiales”

De el siglo XX y los actuales edificios

Después se procedió a variar las rasantes de la calles Azonaicas y del Arco Real (María Cristina) y a arreglar con cargo al ayuntamiento las puertas y gradillas que estaban afectadas. Pero en 1914, y como vimos en la fotografía de los manifestantes de 1919, aún estaba de solar el lugar de la ubicación del inmueble del Banco Español de Crédito, motivo de esta entrada del blog. Luego tenemos que calcular que la fecha de su edificación rondaría por los años veinte del siglo XX, ya que si en los vuelos USAF de 1956, estaba el actual edificio edificado, no le damos de vida al hermoso inmueble del Banco, más de veinticinco años. Cosa incomprensible y que se nos escapa, porque el edifico anterior y que tantas satisfacciones dio a la chiquillería con las exposiciones de juguetes, suponemos que construido en la misma época, sigue en pie.

Calle Claudio Marcelo y la plaza de las Tendillas (foto de libro citado)

Concretando, la apertura del tramo de la calle Claudio Marcelo, uno de los símbolos de las reformas urbanísticas burguesas del siglo pasado y anterior, en los que la piqueta hizo su agosto y las cuentas corrientes de muchos espabilados, se substantivó con la destrucción del Jardín Botánico de Instituto General y Técnico de Córdoba, actual IES Góngora. Que el hermoso edificio del Banco Español de Crédito, tuvo una vida corta, y se cambió por el que hasta ahora continúa en pie, posiblemente más funcional pero mucho más feo, por lo menos para mí, aunque no sabemos si las finanzas empresariales, a lo mejor, son el motivo del derribo del que nos ocupa y la construcción del otro. Y ahora las nuevas ideas contra esas reformas, buscan la peatonalización de los espacios y el abandono de la motivación principal de los derribos, facilidades al vehículo automóvil, antes dificultades, que algunos sufrieron en sus carnes con la tímida semipeatonalización de la calle Cruz Conde, pionera de la peatonalización de vías actual. 

Fachada del Instituto a la derecha la reja del Botánico y a la izquierda la del otro jardín de recreo (Gómez 1972)

ADENDA

Acabada la edición de esta entrada una estimada amiga, no virtual, de la red,  Isabel Burón, me indicó una publicación de un extraordinario Blog cordobés, “Puerta de Osario”, de José Alberto López, que llevaba muchos años en reposo. Precisamente esta última publicación es de agosto de 2019 de las dos de ese año que no conocía, en la que curiosamente hablaba del Jardín Botánico del Colegio de la Asunción o Instituto Provincial de Segunda Enseñanza. A raíz de la mencionada publicación he buscado y encontrado otras referencias de notable importancia  La “Memoria del Instituto General y Técnico de Córdoba", correspondiente al Curso 1909-1910”, leída por D. José Coscollano Burillo, Numerario de Ciencias y Secretario del Centro. Así como otras referencias: El Acta Botánica Malacitana, nº 36, que publica el extraordinario trabajo “El Jardín Botánico del Instituto Provincial de Segunda Enseñanza de Córdoba (1858-1909)” de los autores Ángel MONTERO y Juan Antonio DEVESA. Y el Bol. R. Soc. Esp. Hist. Nat. Sec. Biol., 108, 2014, “Antecedentes históricos de jardines botánicos en Córdoba y Origen del Real Jardín Botánico de Córdoba”, y dentro del mismo el apartado 3. “El jardín botánico del Instituto  Provincial, primer jardín botánico de Córdoba establecido con criterios modernos”, Así como citas de Teodomiro Ramírez de Arellano en sus “Paseos por Córdoba”, que le añade a los citados e inmejorables trabajos la nota local entrañable. 

Plano de 1870 del antiguo Colegio Nuestra Señora de la Asunción A la derecha, anexo al edificio, se puede ver el recinto en el que se creó el Jardín Botánico (Archivo Diputación Provincial de Córdoba, exp. HP1.6).

D. Teodomiro nos cita el Jardín Botánico del Instituto:
“En la esquina de la Fonda Suiza concluye el barrio del Salvador y Santo Domingo de Silos; pero es suya la calle de D. Diego León, nombre que le dieron en memoria del General cuya historia hemos anotado; antes se llamó del Colegio de la Asunción, nombre del que después fué elevado á Instituto Provincial, y del Horno de Soria, por uno que se derribó para hacer la plazuela que hay delante de aquel Establecimiento. En el lugar donde termina la fachada de la Fonda Suiza, quitaron en 1841 un cuadro que representaba la Asunción, obra de D. Diego Monroy, de donde inferimos que era moderna aquella especie de retablo, ó que sustituyó á otro, que tal vez el tiempo destruiría. En la plazuela que dá vista al Jardín botánico del Instituto, estuvo, como hemos dicho, la fuente que vemos hoy en el Cementerio de San Miguel, y en la esquina hay una gran basa de mármol blanco, con inscripción romana, que en su lugar publicaremos, hallada en 1752, á unas cuatro varas de profundidad, á el abrir unos cimientos en la casa del señor León, calle del Paraiso [Duque de Hornachuelos].”

Plano basado en el de 1870 y en el que ya se puede ver la configuración de las parcelas de vegetación del Jardín Botánico a la derecha, y del jardín de recreo a la izquierda (Gómez, 1972). Este último lo integraban plantaciones de naranjos formando setos, mientras que el Jardín Botánico tenía zonas de setos, parcelas de plantas ornamentales, aromáticas, un pequeño arboreto e invernadero, etc. (Montero y Devesa)

Y una fuente que había pegada a la reja del mismo
“Los alrededores de la parroquia llevan el mismo título que ella, á escepcion de la plazuela que está frente á la torre que es designada por el Cementerio; la hemos conocido mas elevada, contenido su terreno por un muro, en estos últimos años derribado para nivelarla y ponerle el empedrado que hoy tiene; la casa que forma frente, en la actualidad fábrica de jabón, se conoce por la de los Muchos, á causa del gran número de familias que en ella habitaban: en uno de sus lados hay una raquítica fuente surtida de agua del Cabildo; estuvo primero en una plazuela que había en la calle del Paraíso [Duque de Hornachuelos], frente á la de Juan de Mena; vendido el solar la trasladaron contra la tapia del jardín botánico del Instituto, y hundida ésta para colocar la actual verja en 1845, la trajeron á la plazuela donde la encontramos.”

Fuente de Víctor Escribano de la Plaza de San Miguel antiguo Cementerio (Google)

Fuente del Cementerio de San Miguel.
De esta fuente que no es la original mencionada, ya que la misma salió del Gabinete del Arquitecto Municipal D. Víctor Escribano Ucelay en 1948, añadimos como curiosidad una fotografía de Cordobapedia y un pequeño texto, para que nos hagamos una idea de la que allí hubo, emigrante, procedente de los lugares que nos cita D. Teodomiro Ramírez de Arellano en su entrañable obra Paseos por Córdoba, Primero de la Calle Paraíso (Duque de Hornachuelos), frente a la calle Juan de Mena en la plazoletilla que hace, luego en la tapia del Jardín Botánico del Instituto, que hundieron a la hora de colocar la verja en 1845, para acabar en la Plazuela del Cementerio de San Miguel. “Originalmente quedó incompleta a falta del remate arquitectónico de su pilastra central, que se le añadió en 1984 de acuerdo con el proyecto inicial.”

Portada de la Memoria 1909-1910

Memoria Curso 1909-1910
“Mejoras en el Edificio
Muchas y muy importantes se han  hecho ó  están pendientes del pasado curso, y prescindiendo de las necesarias para el  entretenimiento de un edificio de tanta extensión como este  nuestro, he de dar cuenta en este lugar de las  relaciones  que tienen aquellas con una obra de gran importancia   emprendida y casi terminada por el Excmo. Ayuntamiento  de esta Capital: me  refiero á la  prolongación de  la  calle Claudio  Marcelo. Uno de los trozos que tenía necesidad de expropiar dicha Excma. Corporación para dar la debida salida á aquella vía era la parte del Instituto destinada á Jardín Botánico; pero como por tratarse de un edificio cuyo sostenimiento y destino corre á cuenta del Estado, no era posible seguir los procedimientos usuales de expropiación, sin hacer antes las gestiones oficiales necesarias para establecer una permuta conveniente, ya que se trataba de que desapareciera una dependencia tan importante para la enseñanza como aquella de que se trata.

Detalle del Jardín (Montero y Devesa)

Ofició la Corporación citada al Excmo. Sr. Ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes proponiendo dar á cambio del terreno que había de destinarse á la calle, uno de los cuadros de los Jardines de la Agricultura, cerrándolo y ofreciendo dotarlo de todas aquellas dependencias que en el Jardín Botánico fueran necesarias. Remitida á informe del Sr. Director de este Instituto dicha petición de permuta, éste pidió de oficio al encargado del mismo el juicio que le mereciera dicho Jardín, enviándose copia de éste á la Superioridad, agregando además la Dirección las indicaciones necesarias respecto á los inconvenientes que, á juicio de la misma, tenía el estar separada del Instituto dicha dependencia.

Instituto y Claudio Marcelo (Google)

Coincidiendo este juicio con el que ya tenía la Corporación Municipal sobre la segregación de un trozo de los Jardines públicos, vínose, de acuerdo particularmente con este Centro, en ofrecer obras hechas, en lugar del terreno propuesto, siendo aquellas la terminación de la parte de fachada de la casa de la Dirección, decorado exterior de la capilla y cambio del muro de cerramiento de uno de los patios, todo ello en la parte que linda con la nueva calle; además, y en orientación opuesta construir un cuerpo de edificio con planta baja y principal destinando la primera á clases de Dibujo y Caligrafía, y la alta por mitad, para dormitorio del Real Colegio de la Asunción y Laboratorio de Química; todas estas dependencias existen actualmente, pero tienen que ser demolidas para poder dar á la edificación del nuevo departamento las proporciones convenientes.

El edificio de los Sánchez, el de Banesto y el feo de Creusa  en Claudio Marcelo (Nueva) y la cúpula de la capilla del Instituto

De acuerdo el Excmo. Ayuntamiento y este Instituto en aceptar lo ofrecido, se elevaron planos y presupuestos á la Superioridad, y actualmente está pendiente de resolución. Con el fin de que la pérdida del Jardín Botánico no se hiciera tan sensible para el Instituto, dispuso el Sr. Director la transformación del otro Jardín, con el fin de conservar en el mismo las especies más notables, raras ó curiosas que en aquél se cultivaban. Dicho trabajo tuvo que ser radical, pues contaba con gran número de naranjos, unos á todo viento y otros en espaldera contra los muros, pero unos y otros en muy mal estado, á causa del piojo rojo que los tenía atacados desde hacía más de tres años. Arrancados todos, resanados los muros, y construidas sotabandas contra éstos, se trasladaron á ellas las plantas del Botánico, y á macetas las restantes, donde viven hoy, tal vez en mejores s condiciones que en las Escuelas. Nada mas tengo que añadir á lo dicho, á no ser el desear que el expediente de permuta se resuelva en plazo breve, con notable beneficio para la comodidad de la población y buen servicio de la enseñanza.”

Reja actual del patio de recreo antes jardín

Lo que estaba claro es que la sentencia del Jardín Botánico estaba echada, nadie puso apenas pegas para la apertura de la calle Nueva (Claudio Marcelo) y, a grandes males grandes remedios, lo que no sabemos por no haberlo investigado, es si el Ayuntamiento cumplió.

Fotografías del Catastro, Archivo de Lolo Córdoba, libro de Cristina Martín, “Córdoba en el siglo XIX. Modernización de una trama histórica”, otras citadas y otras sin autor conocido.
Bibliografía del libro de Cristina Martín, “Córdoba en el siglo XIX. Modernización de una trama histórica”, el Blog Puerta de Osario, los trabajos citados con enlace a los mismos y prensa.

jueves, 14 de enero de 2021

DE UNA FOTOGRAFÍA DE LAS TENDILLAS

 
La fotografía del Marginador

Antonio Jesús González, fotografo, es un estudioso de su profesión, nos ofrece lo mejor de la fotografía en su blog, y sus artículos son lugar donde bebo cuando tengo dudas en la materia. Hoy ha recopilado una antigua fotografía de la Plaza de las Tendillas, en la que vemos como están en el suelo aún las huellas del antiguo Hotel Suizo, ya está abierto el segundo tramo de la calle “Nueva”, Claudio Marcelo, se vislumbra la calle lateral Paraíso y posterior Diego León, al edificio del Hotel; vemos las desconocidas y mencionadas Casas de la Encomienda, y otra cosa que me llamó la atención la altura de la pared oeste del edificio del antiguo Banco Español de Crédito, del que se ve el anuncio, que no conseguía ubicarlo a no ser por el edificio contiguo que me lo garantizó.

El Hotel Suizo en las Tendillas

Más amplitud de las Tendillas

Banco Español de Crédito calle Nueva

Pero aclaro, el otro día hojee un par de fotografías de la colección de Lolo Córdoba, otro estudioso de la fotografía antigua, que tiene la buena idea de ponerle un pie en texto rojo, para poder investigar sobre ellas. He de alabar que la rigurosidad de Lolo es exquisita, pocas veces le he encontrado fallos, en esta ocasión he de decir que dudé, cuando vi la fotografía del Banco Español de Crédito en la calle Nueva, que siempre he conocido como está ahora, y la altura del mismo, no me sonaba. Luego comprobando las ventanas semicirculares del edificio contiguo al actual comprendí que el equivocado o desconfiado fui yo. Así que perdón Lolo.

El solar a la derecha de luego Banesto, huelga de 1919

Como quedó el monumento de Barroso despues de la Huelga.

La Guardia Civil "controlando" la manifestación de 1919

Hay otra fotografía de una huelga de 1919, después de la Gran Guerra, en la que se ven los manifestantes, en la calle Nueva al lado de un solar que correspondía a otro edificio que fue derribado antes del de la fotografía comentada. He de manifestar que la fachada del antiguo merecía la pena haberse protegido, era un extraordinario inmueble de cinco plantas, cuya pared oeste se ve en la foto de Las Tendillas de portada y el cartel del banco. Luego los manifestantes citados fueron y dieron buena cuenta del monumento de Barroso de los Jardines de la Agricultura, y jugaron a la pelota con la cabeza de mármol del orondo cacique y ministro. 

Fotografías (desconozco su autoría) publicadas A.J.Gonzalez y Lolo Córdoba.
Bibliografía del Marginador e Internet.

lunes, 11 de enero de 2021

PUENTE MOCHO Y ALREDEDORES

Fotografía del año 35 del siglo XX del Puente Mocho

Una fotografía del Puente Mocho o de Piedra como le llaman en otros lugares, que la mayoría de mayores hemos conocido como lugar de baños del verano, con fuente y ventorrillo cercano, de carteles de peligro de desembalses avisados después, cuando se construyó la represa de Navallana, da para mirar por los alrededores que siempre han estado ahí pero que no miramos con curiosidad. "Puente de diez ojos con uno con aliviadero, de rasante plana, sobre el Guadalmellato". Llama la atención lo primero, que el cabrero, pues parece que entrando al puente está el rebaño, va circulando por el puente sin pretil y su perro detrás, salvo que se la jugase y andase por el filo del mismo. La foto es de 1935 y el puente ha tenido muchas reformas. Luego está la palabra, la denominación que casi siempre es muy importante, "mocho", adjetivo que significa: “Que no tiene la punta, terminación o remate que tendría que tener por su naturaleza.”, y lo que por naturaleza debía rematar a un puente es su pretil. No sé si existirá que seguro, alguna fotografía que lo corrobore.

Las planimetrías topográficas de 1872

El Catastro de 1950

Era el lugar ideal de sitio de baños en verano, de peroles, pues tenía ventorrillo y fuente. No está ahora la casilla que se ve en la fotografía, ahora hay otra desplazada. Existía otro ventorrillo cerca de la orilla. Y el transformador de arriba, en la mayoría de los planos de 1872 y vuelos de 1956 está presente, luego ese transformador es testigo de lo del pretil sospechoso del puente. Después está la subida antes del inicio de la cuesta, que los aficionados a la bicicleta sabemos que si veníamos de Navallana con algo de velocidad, la inercia nos podía ayudar en lo menos un tercio. 

El raster del IGN de la zona

Esa carretera lleva a una explotación de áridos que vista desde arriba, en las fotografías de satélite, parece… leche se me han cortocircuitado algunos circuitos neuronales, para el nombre del parecido. He intentado dar rodeos, buscar nombres cercanos, Año de los Tiros, explotación de cobre, huelgas de mineros, reparto de niños, entre los que se encontraba Concha mi suegra, el famoso libro que lo publicitó, incluso los personajes, la arquitectura inglesa de Punta Umbría, o del barrio de directivos de la población, incluso me acordé del pintor Vázquez Díaz, el paisaje marciano, todos los alrededores de lo buscado, pero no me salía el nombre de la explotación, ni del pueblo que era quien se lo prestaba, y eso que fue el de mi suegra, niña dada en adopción por su padres mineros de la minas, para que no se muriese de hambre. Y al final, después de un ejercicio necesario, intenso, me he acordado de los explosivos y me salió Rio Tinto.

Vuelo de 1956

Vuelo de 1977

Pues eso parece desde la altura, Rio Tinto, menos corta que la Atalaya, muchísimo menos es verdad, pero no deja de ser una enorme cicatriz serrana. Luego recordé un trabajo que hice sobre el Guadalmellato, el canal de riego. Ahí arriba estaba el segundo y tercer túnel pasando el sifón, o el primero y segundo según se mire, si sacamos de la lista al sifón de arriba. Son dos túneles, ya que en la cañada del arroyo, del que no he encontrado nombre, hay un tramo a cielo abierto cuando sale de las entrañas del monte el primero, aunque en los planos lo señalen como uno solo. Me lamento de no haber explorado esa zona en su momento.

Fotografía del Túnel del canal de Pepe Zurita

La mencionada Corta Atalaya que no tiene comparación

He encontrado una fotografía de un recorrido de la Plataforma A Desalambrar, de un excelente fotógrafo apellidado Zurita, que sitúo en ese túnel. Uno de los dos, y es deducido por la serie fotográfica. Luego toda la serie de kilómetros de esa gran obra hidráulica, incluido el sifón, su puente, y los otros túneles del recorrido desde la contrapresa donde se alimentaba el canal, quedaron bajo las aguas de la contrapresa de Navallana, del que ahora, con puente incluido sobre la carretera se alimentaba. Yo me aventuré solo una vez, por la salida del canal de Navallana, primera conducción subterránea actual y me dio bastante  miedo, daba la impresión que iban a desembalsar en el momento de andar por él.

Vuelo actual de Google

Mi suegro Pepe Carnago, que fue durante muchos años guarda de ese canal y encargado de riegos, ha limpiado los grandes sifones del mismo. El del Alcolea y el de Pedroches, a pesar de las rejas siempre entraba material que achicaba la luz y había que sacarlo de ahí. Me imagino las medidas de seguridad que tendrían, además de la voluntad de seguir cobrando un sueldo, ninguna seguro. Todo lo más una cuerda amarrada a la cintura. Nunca le preguntamos, la verdad es que era poco hablador de su trabajo. Así que una fotografía de hace ochenta y cinco años, un "cabrero" con su perro, un transformador parece que de fábrica regionalista u orientalista, dan para una serie de comentarios -seguro que para la mayoría intrascendentes-, unas preguntas y muchas dudas. La principal, es si el apellido “mocho” le viene por no tener pretil, en el supuesto que no lo tuviese. 

Fotografías de los medios citados y José Zurita
Bibliografía consultada, Ateneo, Cordobapedia, Wikipedia.

miércoles, 6 de enero de 2021

ESTACIÓN DE FERROCARRIL DE ALHONDIGUILLA

 
Estación de la Alhondiguilla (Ferropedia)

En una entrada del Blog mencioné el propuesto cambio de nombre de la estación de Alhondiguilla, un amable lector hizo un comentario y me pidió la cita y fecha de cuando ocurrió la petición. Eso me ha hecho investigar en la medida de mis posibilidades mermadas de movimientos con la pandemia por lo que solo pueden hacerse online, para tratar de acercarme lo más posible a lo real. Todo parte de una instancia leída en un pleno de la Diputación Provincial de Córdoba, en junio de 1925, por el apoderado del Gran Hotel Peñas Blancas-Santa Elisa que fue aprobada, sin que ello significara que se procedió al cambio a raíz de lo instanciado.

Nota de prensa de la sesión de 18 de junio de 1925

“Acto continuo fue leída y aprobada una instancia de don Enrique Pérez Romero, apoderado del Balneario de Peñas Blancas, de Villaharta, solicitando se interese por la Diputación el cambio de nombre de la Estación ferroviaria de Alhondiguilla-Villaviciosa por el de Peñas Blancas-Villaviciosa.”

Restos de la antigua estación cuando bajó el nivel del agua

La realidad es que esta estación si llevó el nombre de Villaviciosa a pesar de la lejanía con la población que citaba, luego la creación del pantano de Puente Nuevo la alejó más aún por el enorme rodeo que había que dar para llegar al pueblo. Lo que no sabemos es si la instancia aprobada por la Diputación se llevó a efecto y tuvo el nombre propuesto. En mi modesta opinión creo que no se cambió pues en ningún sitio he encontrado esa sustitución de nombre, sí por el contrario, la desaparición posterior del nombre de Villaviciosa que, dicho sea de paso y sin venir a cuento, era el pueblo de mis bisabuelos Acisclo Jurado y Antonia Villaviciosa y el de mi abuela Antonia, además de su segundo apellido, se llamaba Antonia Bernarda Jurado Villaviciosa.

Trazado carretera de Villaviciosa, Espiel y Alhondiguilla a Córdoba

Las distancias medidas en mapa por lo que son aproximadas son: 11,38 Km. a Villaviciosa, 9,25 Km. a Villaharta y 11,38 Km. a Espiel aunque este último pueblo tiene su estación de ferrocarril, no se entiende porque el nombre de Villaviciosa si nos basamos en la cercanía a la población, a lo mejor los criterios serían de tamaño de población y volumen comercial, seguro que al igual que los cambios propuestos de nombre obedecen a intereses en este caso comerciales como la del Balneario de Peñas Blancas, o inclusive a presiones de los poderes, locales. 

Estación antigua vuelo USAF 1945 (Trenesdepeñarroya)

Estación antigua vuelo USAF 1956 (Trenesdepeñarroya)

Recuerdo que se puso una parada de autobús en Córdoba a una línea que pasaba por la casa de un alcalde de la ciudad, y no porque éste usara el transporte público (entonces privado), pero a lo mejor el personal a su servicio sí. La de Hornachuelos, un caso similar, se puso en Moratalla porque allí iba el Borbón, el XIII, dicen que a cazar, pero las malas lenguas hablan de cuestiones de bragueta también.

Puente sobre el Guadiato bajo el agua (Trenesdepeñarroya)

Puente y pontón ferrocarril bajo el agua (Trenesdepeñarroya)

Comparativas de los trazados (Trenesdepeñarroya)

Tengo la suerte de tener varios amigos ferroviarios y he de manifestar la gran pasión que sienten todos por su profesión, eran una gran familia y seguro serán los que queden de la desmembración de la antigua Renfe. Incluso había sagas familiares, de muchos trabajadores. Uno, el más actual con el que me relaciono, tocayo mío y de apellido Guerra, vive lejos de su Córdoba -ese trabajo los desplazaba con frecuencia-, tuvo a su abuelo víctima del accidente de La Solana, en esa línea de Córdoba a Almorchón y seguro me pondrá algún comentario especial sobre esta entrada aclarándome o rectificando algún dato que esté erróneo. 

Raster de los distintos accesos

Hay varias páginas en las que miro y extraigo fotografías y datos de Web como Ferropedia, y Trenesdepeñarroya.blogspot.com autores como Amoluc y  Doowy-10. Digo esto porque algunas fotografías son de ellos a los que pido disculpas si no pongo exactamente la procedencia. Voy a transcribir un texto de Ferropedia  sobre esta estación moderna, la antigua, está bajo las aguas cuando el nivel del Pantano está alto y algunas veces a la vista, y sobre la nueva dicen:.
Comparativas de distancias a poblaciones cercanas

“La actual estación de La Alhondiguilla-Villaviciosa es de reciente construcción, ya que data de 1972, cuando la construcción del embalse de Puente Nuevo obligó a realizar un nuevo tendido de 4 km. a una cota más alta para evitar la zona inundada por las aguas. Desde esta estación y por una vía independiente de la general se accede al cargadero de El Parralejo, situado en la Central Térmica de Puente Nuevo, donde mediante un mecanismo automático se realiza el vaciado de las tolvas de carbón que, en trenes puros, son arrastradas actualmente por locomotoras diésel serie 319 y anteriormente por las de serie 313.

Situación de Ferropedia(Trenesdepeñarroya)

Las ruinas de la antigua estación y los estribos de un antiguo pontón que salvaba el arroyo, pueden verse al pie del puente de Los Puerros cuando el nivel de agua embalsada desciende lo suficiente. El tráfico de mercancías de detalle en esta estación se había suspendido, desde el 10 de junio de 1969, y, el 27 de enero de 1973, se retiraron dos básculas de 1000 y 2000 Kg que aún permanecían allí. Finalmente, la última carga de barita en la antigua estación se produjo el 30 de enero de 1973, retirando nueve vagones cargados y catorce vacíos.

Actual estación de Alhondiguilla (Wikipedia)

Pese a incluir Villaviciosa en su nombre oficial, es otra de las estaciones que se encuentra muy distanciada de la población, distancia que aumentó considerablemente con la construcción del embalse al quedar sus aguas entre el pueblo y la estación y trazarse una nueva carretera por la presa, por lo que el nombre del pueblo finalmente desapareció del cartel de la estación. Esta estación es, en 2008, el final del tramo de línea que aún queda en servicio desde Almorchón.”


Concentración de maquinaria de cambio de agujas

Los datos físicos de la nueva estación son: “Línea: Córdoba - Almorchón. Punto Kilométrico: 40.8.  Municipio: Villaviciosa. Provincia: Córdoba. Inauguración: 19 diciembre 1972. Colaterales: El Vacar (Córdoba), Espiel (Almorchón). Nº de vías: 4. Coordenadas (Lat-Lon): 38.119540, -4.950231” Nota: Discrepo con los mapas en la mano que el municipio sea Villaviciosa porque es Espiel.

Tolvas a la Térmica de Puente Nuevo

De la antigua dice Wikipedia: “Historia: La construcción de la línea Córdoba-Almorchón culminó con la apertura del tramo entre Obejo y Córdoba el 5 de septiembre de 1873. Entonces fue cuando se inauguró la antigua estación de Alhondiguilla, que un siglo más tarde fue sustituida por la actual tras la construcción del Embalse de Puente Nuevo. Para el control del tráfico entre esta estación y la anterior, se estableció un apartadero en 1917. Este puesto de seguridad, llamado La Solana, permitió un control más preciso del tránsito ferroviario y un consiguiente aumento de la capacidad de la línea.

Vuelo 1977, morado antiguo trazado azul moderno

De Google actual, morado antiguo trazado, azul actual

Desde su apertura en 1873, realizó las mismas funciones que realiza hoy en día la actual estación, a excepción del tráfico de pasajeros, que ya no se da en la actualidad. Al igual que la de reciente construcción, no servía apenas como estación de pasajeros debido a su situación de lejanía de localidades más próximas. Actualmente, se encuentra en estado de abandono, el cual se acelera debido a las crecidas y descensos del pantano. Todavía se conserva la estructura general de la estación y los accesos, además de la división en compartimentos de la misma. En el exterior, se puede apreciar lo que fue el lugar donde estuvieron colocadas las vías y los pilares del antiguo pontón que superaba el arroyo.”

Estaciones de la línea Almorchón Córdoba

La realidad es que la petición de cambio de nombre no creo que se llevara a efecto, sí, sin embargo la desaparición del nombre de Villaviciosa que está datada en todas las informaciones. Las instancias, muchas, se quedan solo en eso, instancias. Teniendo en cuenta que la petición fue en 1925 y once años después ya dejó de funcionar el Balneario de Peñas Blancas, no tuvo apenas tiempo de tramitarse la petición a sabiendas de que las cosas de palacio van despacio. Luego la incivil guerra y el posterior abandono nos lo han dejado como está ahora en la actualidad, en la más absoluta ruina. Me atrevo por tanto a asegurar (salvo documentos que avalen lo contrario) que la estación de Alhondiguilla de la línea de ferrocarril Cordoba-Almorchón, nunca se llamó Alhondiguilla-Peñas Blancas y esto solo fue un intento de propaganda.  



Fotografías de varios autores (Amoluc, Doowy-10) que no puedo precisar su nombre, vídeos de ACTJ
Bibliografía de Ferropedia Trenedepeñarroya.blogspot.com y Wikipedia, además de la prensa local.