domingo, 30 de agosto de 2020

BOTARATE

Sinónimos de Botarate de buscapalabra.com

Hay un curioso Inventario de Insultos, de D. Pancracio Celdrán Gomáriz, de Ediciones del Prado que merece la pena tener, pues muchas veces nos quedamos sin poder cumplimentar a algunos individuos/as. como se merecen de sobra. En tiempos de pandemia, con confinamiento voluntario, en espera de intervención quirúrgica, mucho más justificado aún, merece la pena releer algunos trabajos que tienes y no has vuelto a mirar. Dice en la portada D. Pancracio Celdrán: “Donde se recoge el extenso repertorio de injurias, improperios, insolencias y demás expresiones ofensivas de nuestra lengua”.

Es curioso pones botarate en Google y te sale este Sr.

En este caso me ha llamado la atención la palabra Botarate, mi maestro, D. Enrique Rodríguez Castro, recuerdo que empleaba esta palabra que ya no se oye, desgraciadamente, y mi madre también. Lo que pasa es que ella la asociaba a torpe, porque decía: -Fulanito es un botarate y no sabe hacer la o con un canuto. Es decir un analfabeto integral, porque no saber hacer la o con un canuto, mojándolo en tinta o pasando el lápiz circularmente por él, es un verdadero drama. Y he aquí lo que dice el Inventario de Insultos.

Hay personajes que no necesitan de cursos intensivos

Botarate.

Sujeto informal y alocado, inmaduro y caprichoso, de quien no conviene fiarse. Se pone de manifiesto, con este calificativo, la condición inestable de quien por su poco juicio e informalidad se muestra siempre inquieto y alborotado, siendo incapaz de cumplir compromisos o palabra. El dramaturgo madrileño Leandro Fernández de Moratín, escribe:

Pedancio: a los botarates
que te ayudan en tus obras
no los mimes ni los trates:
Tú te bastas y te sobras
para escribir disparates.

La palabra está relacionada con "boto", necio. Corominas opina que hay cruce con "patarata" = ridiculez, mentira (Diccionario Crítico). En opinión del Diccionario de Autoridades el cruce podría ser con "disparate" o con "orate" = persona alocada, pues el botarate es persona inestable, más que mentirosa o ridícula. Es término propio del castellano, donde se usa a mediados del siglo XVIII.”

Fotografías de Internet
Bibliografía de Inventario de Insultos de Pancracio Gómez Gomáriz

sábado, 29 de agosto de 2020

DE FUENTE AGRIA A PEÑAS BLANCAS O GRAN HOTEL DE SANTA ELISA

Entrada de Santa Elisa o Peñas Blancas

Con más voluntad que ganas, tomé la ruta cómoda por carretera desde Fuente Agria a Peñas Blancas, los dos balnearios cuya competencia entre ellos fue feroz a finales del XIX y principios del XX: ”Mi aguas son las auténticas”, “ No lo son las mías”, “Estas son las verdaderas”, “No se equivoque venga a nuestro Balneario” etc. eran los mensajes que se daban en la prensa a finales del siglo XIX. Es verdad que parece que el poder político apostó por el Gran Hotel de Santa Elisa, celebrando en él hasta Consejos de Ministros, sería uno, del gobierno de Alfonso XIII, y no lo hizo por Fuente Agría que parece era más proletario. Pero todo son conjeturas.

Recorrido de Wikiloc vuelta

Raster del IGN de la zona 

Lo cierto es que el empaque de Santa Elisa se estima mayor comparado con Fuente Agria. Los planos del folleto de Fuente Agria no se corresponden con la realidad, a no ser que estos fuesen un proyecto que al final solo se realizó en partes. No hay mucha documentación donde mirar, como casi siempre a pesar de que no son tantos años, del orden de 170 u 180, desde el comienzo del proyecto, teniendo en cuenta que Elías Cervelló, decía haber observado la aglomeración de personas en la zona determinadas temporadas al año que venían a tomar las aguas. Era la Seguridad Social de los pobres, trataban de curar sus dolencias con el agua.

Del Instituto geológico

Cruce a la urbanización de arriba

Parto de Fuente Agria, con el sol a la espalda, pero una temperatura agradable, no se ha producido aún la bajada pronosticada para el último fin de semana de agosto. Una ligera brisa te empuja hacia el noroeste. La tranquilidad de la ruta, es que estás fuera del circuito que pide a gritos un desdoble, por el exagerado tráfico que tiene la actual y remozada N-432. Círculo por la antigua, y también arreglada varias veces N-432 que ha quedado como vía de servicio. Cruzo el padre de todos los arroyos, el Navas de Molero, que busca en su valle el Guadiato, ahora Pantano de Puente Nuevo, pasando por Peñas Blancas.

El cauce Arroyo Navas de Molero

Entrada de casa en altura

Sólo hay parcelas a la izquierda en dirección a Peñas Blancas o Gran Hotel de Santa Elisa. Es llamativo el nombre de Elías o Elisa en la zona, como fue llamativa la competencia, puede ser una coincidencia o no, pero ahí está. Me adelanta un coche del AMA, la Agencia de Medio Ambiente, podía haberle preguntado por el sendero que rodea el monte llamado el Peñón Blanco de 621 m. por el camino de Huerta de Cepas, que el día de antes había optado no seguir, ante lo espeso y el gran desnivel que presentaba. Habrá que tirar de conocimientos de lugareños. También me interesa la ubicación de la Fuente de la Salud, que cita el catálogo del XIX de Cervelló, por eso lares. Sí que es significativa presencia de una tubería de PVC que sube hasta la Huerta de Cepas.  Supongo que habrá tiempo de preguntar.

Carretera antigua

Doña Rafaela, su perro y sombrilla se alejan

Le doy los buenos días a Rafaela que abre su cancela y que me devuelve educadamente, parando a la vez el ímpetu de su pequeño perro. Continúo mi marcha. Sucesivas ampliaciones de la antigua carretera han dejado algunas construcciones con puertas de entrada a una altura que no es normal ni posible. A la derecha la actual vía de Granada a Badajoz, sigue con su intenso tráfico, después de una recta vislumbro el Gran Hotel a lo lejos. Siempre me llevo decepciones cuando comparo lo que tengo en mi memoria, con la realidad. Es verdad que las modificaciones del terreno no modifican a la vez mi memoria pero llego a la conclusión de que no almaceno adecuadamente las cosas.

Al fondo gran Hotel de Santa Elisa, Peñas Blancas

Kiosco Fuente de San Rafael, lo que queda

Pensaba que estaba más lejos Peñas Blancas, luego comprobé que la antigua carretera se desviaba antes y por eso parece que estaba el Hotel más separado de la actual N-432. A la izquierda en el valle de Navas de Molero, veo el camino a la Fuente de la Lastra, más cercana la de San Rafael, arriba del cerro la columna monumento, al que nunca llegué y de la que no sé mucho, y a la derecha el siempre majestuoso Gran Hotel de Santa Elisa, entre un enorme eucaliptal que en las fotos promocionales, las primitivas, no se ve. Si se comprueba cómo fue variando a lo largo de los años su estructura edificativa. Tuvo que ser esplendoroso desde luego, pero el goce para los “mismos” de siempre. Su "tu y yo" de piedra tallado, su fuente ornamental, su trazado jardín, son los rescoldos del fuego de la hoguera de su historia pasada. 

Llegando a Santa Elisa

Santa Elisa

La primera vez que fuimos a Santa Elisa me impactó, sus pasillos en ruinas, sus salones sin techo, su fachada monumental, su decoración de azulejos, nunca mejor dicho su nombre, pues los reflejos añiles todavía están. Aún quedan residuos de la Guerra Incivil, de cuando fue hospital de campaña, algunos nombres señalaban dependencias hospitalarias, lo que demuestra, que después de la guerra ya no siguió en funcionamiento. Aunque estaba en decadencia antes eso fue la puntilla. De todas formas quien tuvo retuvo y el empaque se presiente a pesar de los muchos años de abandono. No pude entrar y no quise, está cercado y tenía que usar métodos no ortodoxos, y además no merecía la pena.

La entrada principal de Santa Elisa

Panorámica de Santa Elisa antaño

El calor empezaba a apretar. Por el camino pensé que el enorme macizo que es el Peñón Blanco, Lagarejo con extensión a Gamonal, debe encerrar un acuífero que seguro es el mismo para todos y la curiosidad de que el Arroyo Navas de Molero recorre todo el lugar y las fuentes están todas a sus orillas. Los cortes geológicos lo señalan. Todas las fuentes salvo la de la Boca del Infierno que vierte al Cañuelo, están a la vera de Navas de Molero, pero Cañuelo a su vez es tributario del principal. Ahora me cruzo y me paro con Rafaela, que con su “tacataca”, su perro amarrado a él -que me ladra otra vez-, y una sombrilla de playa para los rigores del sol, pasea por la carretera.

Acueducto de San Rafael al balneario

Sala de entretenimiento, Santa Elisa

Como somos de la misma quinta, tenemos los mismos modos educativos. Me comenta que el andador no lo necesita, pero el perro la derriba cuando tira, por eso amarrado al andador va mejor. Tuvo un ictus y la pierna no tiene aún mucha fuerza, pero está recuperada. Hablamos que somos casi vecinos, se ofrece para lo que haga falta. Cuando pase por aquí que me salude -me dice- y me ofrece su casa, igualmente hago yo. Comentamos como es normal en nuestra generación, las cuestiones de salud que nos aquejan, que son muchas, pero lo bueno es que podemos contarlas. Nos despedimos. No le pedí una foto, un “selfie”, se me olvidó pero cuando me vuelvo ya está lejos. La fotografío a distancia. 

Salón de Santa Elisa

Comedor de Santa Elisa

Sigo mi ruta. Las vueltas son siempre más cortas, por lo menos en apariencia. El Wikiloc lo puse desde Peñas Blancas luego estoy midiendo la mitad del camino. Ya me aproximo al Cruce de Villaharta, a la rotonda, la suma total 5,200 km. Algo es algo. Sigo pensando en la curiosidad de una arteria, que nace en Parralejo y llega a Puente Nuevo a una cola del pantano a los 7,200 km de su recorrido. Antes, para llegar al cauce del Guadiato bajo las aguas del pantano ahora, debía recorrer unos 3,200 km. más. Cuando baña la Fuente de San Rafael en línea recta a su nacimiento hay unos seiscientos metros, arriba de monte que tiene dos pequeños charcones, por no llamarlos embalses.

Patio del Gran Hotel

Un sol de justicia en la vuelta

El sol se está portando a pesar de ser las nueve de la mañana del viernes. Hoy sábado ha refrescado bastante, ojalá se mantenga unos días. La semana que viene, primera de septiembre, la tenemos ajetreada, Primero taller, luego ITV, después a Conchi la ingresan en el Hospital Provincial el 8 e intervienen el 9 por la mañana. Esperamos una hospitalización, si todo va bien, de cuatro o cinco días, luego la rehabilitación debe ser algo mayor. El problema añadido es el coronavirus de los cojones, que nos ha cambiado a todos el paso. No viene a cuento, pero "pena me dan" algunos toreros fachosos, que con su profesión en declive, esto les hace buscarse una colocación de comentaristas de TV, claro son “epidemiológos”, por lo menos saber lo que se dice saber, de matar saben, son matadores. Aunque los subalternos, los “Santos Inocentes” acosan a la Ministra, ellos no.

Llegando a Fuente Agria

Sala de Baños, Kiosco Fuente Agria y embotelladora

Al pasar por el puente del arroyo Navas de Molero fotografío el cauce, totalmente seco, para ser el principal de la zona. Ahora la salida a la glorieta, unos más más y Fuente Agria. Miro desde la carretera la Fuente de San Elías y me acuerdo que cualquier día me dejaré caer con las tijeras de podar. Hago unas fotografías de algo que desconocía, un enrejado pegado al muro de la discoteca, como no he entrado nunca, pienso que sería el aireo del sótano. A saber. Algunas fotos más del conjunto para compararlas con algunas antiguas que publicaré de este Balneario, como el ayer y hoy. Pero por hoy ya es bastante.

Fotografías del autor e Internet
Bibliografia del recuerdo

viernes, 28 de agosto de 2020

HORNO DE CAL LA MOHEDA EN EL CAMINO DE LOS PAÑEROS VILLAHARTA

Placa de la entrada al recinto del horno de cal

A la vuelta de la visita a la Fuente de la Boca del Infierno, me salí de la ruta porque me llamó la atención un vallado tipo parque. Cuando llegué al Camino de los Pañeros volví unos metros hasta una significativa puerta, con dos cancelas una para vehículos y una peatonal abierta, pone Horno de Cal la Moheda. Una vez dentro lo primero fue ir a ver los paneles informativos. Dicen los mismos: “La función de este horno era la obtención de cal a partir de la piedra caliza. Antiguamente la cal era un elemento imprescindible para la vida de las personas, se utilizaba para hacer argamasa en la construcción de las viviendas de los pueblos (se mezclaba cal con arena y se obtenía el mortero). Otro de los usos más cotidianos era para encalar o blanquear las paredes de las casas, con lo que se conseguía un gran aislante al calor.” 

Montículo que contiene el horno

Roquedal del horno

“También era utilizada como desinfectante. El horno de cal, llamado popularmente “calerín”, se realizaba en una excavación en el terreno, formando un hoyo de unas dimensiones aproximadas de 3 metros de profundidad y 2 metros de ancho y abierto por su parte superior. Sus paredes se cubrían de ladrillos de barro, adobe o piedra. En la parte inferior se construía un pequeño túnel abovedado para acceder al fondo del hoyo.”

Pasillo al horno

Horno

“El calero era la persona que trabajaba en esta labor, previamente tenía que traer las piedras de caliza de las canteras, cortar y amontonar grandes cantidades de leña o carbón para la cocción. Existían dos técnicas para hornear la materia: recubrir con las piedras las paredes del horno hasta formar una bóveda con pequeños agujeros para dejar pasar el humo y las llamas, o alternar capas de piedra con capas de carbón que se iban consumiendo. Una vez encendido el horno, el calero debía alimentarlo de leña empujándola con las horcas por el túnel inferior para que no se apagase el fuego.” 

Desde abajo

Brocal desde arriba

“Para realizar una hornada de cal se necesitaba alcanzar unos 1000 ºC de temperatura. El tiempo de duración de la quema era de varios días. Ya calcinadas las rocas, se tenía que esperar para que se enfriaran y se obtenía la “cal viva”. Para su uso cotidiano, las personas tenían que realizar un proceso más que era el de “apagar la cal”. Consistía en mezclar la “cal viva” con agua y removerla, con lo que se producía una reacción química inmediata, alcanzando grandes temperaturas (unos 90 ºC), después se dejaba reposar y ya estaba lista para su uso.”


Paneles informativos

Cielo de verano

Pensé que a la vista del lugar y la extensión del terreno del Calerín podría usarse también como espacio de observación del cielo, que por estas latitudes, alejadas de las grandes contaminaciones lumínicas de las ciudades, permiten observar un limpio cielo e incluso se puede ver la Vía Láctea, que normalmente no la vemos nunca en la ciudad. Júpiter, Neptuno y Saturno están estos días en línea haciendo su recorrido habitual por la eclíptica. El triángulo estival encima de nuestras cabezas, las estrellas; Altair, Deneb y Vega, de las constelaciones: Águila, Cisne y Lira, nos señalan el techo veraniego. Andrómeda y los dos carros, el cuadrado de Pegaso y muchas constelaciones más que podemos disfrutar. Con unos simples gemelos podemos ver hasta la hermosa nebulosa espiral de Andrómeda, por encima del cuadrado de Pegasola M31 a una distancia de 22.357 millones de años luz, con un billón de estrellas y es el objeto estelar más lejano que puede verse desde la tierra. Una verdadera maravilla.

Fotografías del autor e Internet
Bibliografía de los paneles.

jueves, 27 de agosto de 2020

FUENTE BOCA DEL INFIERNO VILLAHARTA

Fuente Boca del Infierno, trinchera de salida

Camino del Monasterio de Predique, la que fue casa de Aurelio Teno y hoy es museo de Pozoblanco pero no se puede visitar aún. O por el Camino de los Pañeros, a unos cien metros del cruce de la Fuente de Malos Pasos y el carril al Hotel Aguas de Villaharta, a la derecha, está el camino, que discurre por el margen izquierdo del Arroyo del Cañuelo, que desemboca en el importante, en el principal de la cuenca, que es Navas de Molero, más abajo cerca del cruce de Villaharta con la N-432. Un poste informativo nos señala las direcciones, y pone la que nos interesa, a la fuente Boca del Infierno por el camino de Pedriquejo 1.500 m. 

Cruce citado 

Poste señalización y cancela que no hay que abrir

Camino trasteado con tractor de cadena

Una cancela asequible que yo cumplidor donde los haya, quité el cerrojo y pase, pero es que el paño de la derecha no tiene cerca, está destruida. Me reí solo. Han pasado por parte del camino un tractor de cadenas y está molesto de andar. El cartel pone 1.500 m. pero me parece que esta medición es al camino de Pedriquejo al otro lado de la cañada que abraza al arroyo del Cañuelo por el cerro del Gamonal, entre éste y la Humbría del Huerto, a la Boca del Infierno desde el Camino de los Pañeros yo he medido unos 600 m. A la derecha movimiento de tierras del hotel por su trastienda este. Un pozo tapado con chapa y tuberías. Otra cancela accesible y el arroyo y su cerca de alambre y de piedra, como en los tiempos antiguos.

Movimiento de tierras trasera del hotel

Un pozo

Otra cancela esta si hay que abrir

Cuando estoy cerca compruebo que hay un vado al arroyo en la vertical del cortijo de La Moheda, por lo que se puede llegar hasta cerca de la Fuente en coche si hay dificultades para andar. Durante el recorrido hay postes de señalización, pero la recogida del cereal tiene el camino lleno de los rastrojos y se ven mal. Cuando el Arroyo del Cañuelo gira a la derecha para entrar por la cañada entre los dos montes, vemos un acueducto con una goma por el mismo. Es la referencia de la Fuente de la Boca del Infierno, parte de ella. Pero ojo no está señalizada la entrada. Bueno sí, pero señalización casera una piedra en el sendero pintada con cal (1).

Cerca de piedra en el arroyo

Hitos

Cruce del arroyo

Bajé entre el matorral y me salí del camino. Al otro lado una trinchera y la Boca del Infierno. En buena temporada el agua rebosa el pequeño dique y baña la trinchera que es seguro embalse para el acueducto. Todo está ruinoso, el fruto de la mina va en la cantidad que sea por la tubería de PVC que no investigué a donde llega. Otro día. Fotos de rigor, malas como siempre. No sé porque llaman infierno a una mina a sabiendas que éste no existe, solo las representaciones gráficas de un lugar para asustar a la gente, de una religión que llaman de amor. Un infierno de agua ferruginosa en lugar de fuego. 

Señalización

El acueducto

Vuelta y comprobación. Hasta el camino de Pedriquejo si habrá los 1.500 m. En unos planos ponen la fuente casi en la otra vertiente de la carretera, pero está a pocos metros de la de Pedrique o Los Pañeros, frente exactamente del cortijo de La Moheda, en la orilla izquierda del Arroyo del Cañuelo. Moheda viene del árabe, como muchas de nuestras palabras -ocho siglos dan para mucho-, y significa monte alto con jarales y maleza. De la unión de dos palabras “mogueida”, nombre del lugar y del verbo “guyada”, esconderse en la espesura. Del diccionario. 

El acueducto, para la fuente y para el arroyo

Una piedra blanca en el camino

Conoce tus Fuentes, web de referencia para estos temas dice en su ficha nº 4859: ”Se accede a través de la carretera CO-420, tomamos el camino que nos conduce al Monasterio de Pedrique (o vereda de los Pañeros), hasta llegar al cortijo de la Moheda. Frente a él y, a poca distancia, rodeada de matorral, se encuentra la Fuente Boca del Infierno. De ella sale una especie de acueducto que nos puede servir de referencia, por esto seguramente irían las aguas canalizadas hasta los pabellones próximos de aguas agrias (balneario). Hoy el agua se vierte al arroyo nada más salir de la mina. La mina consiste en una estrechez de la roca, de la cual sale el agua rica en hierro, un pequeño muro sirve de freno al agua antes de salir de la mina y una tubería actual canaliza algo de sus agua hacia no sabemos dónde.” Y las coordenadas son: UTM (ETRS89): X: 334473.992 Y: 4221049.082, Huso: 30 Altitud: 540 m.”

La Boca del Infierno y la trinchera


La Boca del Infierno

(1)Piedra que a la ida no vi y continué por un camino entre el arroyo y un roquedal sembrado de arbustos siniestros, esperando en cualquier momento encontrarme con un jabalí, pues el sendero está lleno de marcas para los puestos de los cazadores. Llegue al entronque del camino con un sendero que va, por la derecha a la Nava de la Fuente del Cordel por un tubo que sí parece va a las entrañas de la tierra, por el que debo agacharme para sentirme más claustrofóbico aún, pero que solo pasa debajo de la nueva variante de la N-432, por un lado y por la izquierda sigue creo que para Pedriquejo. 

Bajando los riscos (Foto A Desalambrar)



Gracias a la gentileza de Manolo Trujillo, podemos comprobar la belleza que encierra el camino a Pedriquejo, en una actuación y ruta que hizo la Plataforma. Pulsando en el enlace se puede disfrutar del las fotografías del recorrido. Un trazado perdido por la desidia posiblemente de las administraciones y el egoismo de la propiedad.

Fotografías del autor y de A desalambrar 
Bibliografía de Conoce tus Fuentes