lunes, 20 de junio de 2022

EL ARREGLO DE LA CARRETERA DE LAS ERMITAS

Subida por la Carretera de las Ermitas y bajada por la Trocha

Para conocer las cosas lo mejor es hacerlo personalmente y si es un camino andarlo. Te puedes hacer una idea con tu forma de pensar y elaborar una opinión acorde con ella. Todo ello respetando otras opiniones que, sin lugar a duda harán lo mismo, y se basarán en su criterio y preferencias, por ello el libro de los gustos está en blanco. 

Fin del adoquinado comienzo de la actuación

Cartel de la obra

Un primer tramo

Perder el tiempo en los toponímicos para mí no es perderlo, porque al igual que en materia de votaciones, lo único que puedo hacer es votar mi opción política, en esto lo único que puedo hacer es que cada vez que mencione el tema dejar caer el topónimo verdadero. Es simplemente ejercer de gota malaya a sabiendas que la mía poco puede taladrar porque si lo ha dicho la prensa o la televisión, ya está todo dicho.

Desvío Cinturón Verde

Tramo relleno

Otro tramo actuado

Es un poco como la frase del añorado amigo Manolo ‘Harazem’, “Mezquita (antes Mezquita)”, aquí debemos decir cuando erróneamente dicen Cuesta del Reventón: “Carretera de las Ermitas (antes Carretera de las Ermitas)” o si cabe antes Camino de los Lagares que es más antiguo. 

Pasado el cruce de la Trocha

Sin actuar

Otro sin actuar

La Cuesta del Reventón es la Trocha o “camino corto, que después continuaba desde la Fuente al Bejarano”. Y nada de Cuesta de los Pobres, Abrigo o Cueva de los Pobres y Fuente de los Pobres. Son topónimos turístico-propagandísticos además erróneos, todo ello con la historia y los documentos en la mano. 

Pasada la desviación de la Trocha

Llegando a la bajada de la fuente

Bajada a la fuente de Valdegrajas

Pues mal empezamos, un cartel anunciador de la obra, cuando acaba el adoquinado, supervisado por la Gerencia de Urbanismo, pone “Sendero Cuesta del Reventón”. Reventón el que le iba a dar al Borbón coronado, con la copiosa comida que le dieron en la explanada el día que subió al Desierto de Belén.

No puede estar peor el camino

Llegando a la curva

Tramo cómodo perpendicular al valle 

Y con el último bocado en la boca, empezando la digestión, lo bajaron a galope en coche de caballos a la Plaza de Toros de los Tejares, llegando al quinto toro me parece. Dicen que tardaron media hora. Ese mismo día en la mañana, por la Trocha subió en su coche, el director del periódico local, a Silvela que se había quedado en tierra al rompérsele una lanza de su carro. 

Donde estaba la casilla del Peón Caminero

Tramo regular

No sé si han dejado aquí piedra picada

Y claro cualquiera que vea ahora la Trocha o camino corto, como también le llamaban, no le coge en la cabeza que por ahí subiera un carro con un tiro de mulas. Pero estaba practicable, con mucho desnivel pero practicable. La realidad es que al Camino Corto o la Trocha, se le ha llamado por añadido Cuesta del Reventón. 

Tramo pasable

Un gavilán de cacería

Inmenso pedregal

Y al camino largo, primero Camino de los Lagares (pues no iba a las Ermitas entonces) y luego Carretera de las Ermitas (cuando se unió por arriba desde la carretera actual CO-3314 hasta la fuente), con Porras como peón caminero, y los cinco kms. a cargo del peón, y ambos del municipio.

Otra curva fatal

Pasable

Una atarjea que cruza en diagonal
 
Dicho esto, y con un agradable “chirimiri” esta mañana de 20 de julio, después de la resaca y festival de la derecha “civilizada” ayer domingo en Andalucía inicié mi subida a las Ermitas. Y como no hay mal que por bien no venga, decir que sentí algo de alegría porque los ultras, escisión de esa derecha ganadora, hayan sido parados en seco por su misma o parecida ideología, ya que las izquierdas, no han sabido ilusionar adecuadamente a sus votantes naturales. 

Bajada del arroyo de la Zarza

Otra atarjea perdida

Horroroso el tramo

Y lo que está claro, es que muchos obreros han debido votar a sus patrones -salvo que seamos todos de derechas y no lo sepamos-, y otros muchos quedarse en su casa. Pero unas referencias; han participado 3.710.609 votantes y se han abstenido 2.647.810, en Córdoba 97.536, de un total de 258.247. Está claro que si se tuviese sentido del deber otro gallo cantaría. A mi modo de ver la abstención es lamentable. A lo que vamos, que siempre me ocurre aquello de los "Cerros de Úbeda".

Y esta curva infernal

Doble curva

A la derecha el seiscientos
 
Empezar por decir que, he observado que se ha puesto en grito en el cielo por la actuación de la Carretera de las Ermitas, por parte de algunos usuarios. Actualmente se está actuando en el tramo desde el final de la parte adoquinada hasta La Trocha, que tiene una longitud de unos 630 mts., siendo el total desde La Trocha hasta la carretera CO-3314, de 1190 mts., y la carretera que empezaba en la Venta del Brillante tiene 4.700 mts., aproximadamente. 

Llegando a puente del arroyo de la Zarza

El puente

Tramo pésimo

Están rellenando lo más erosionado y haciendo una cuneta que absorba todas las aguas que antes corrían por el centro de la carretera. Si recordamos, decir que hubo una actuación hace años en la que se construyeron varios pasos diagonales o especie de atarjeas de aliviaderos del agua, que están totalmente destrozados. Aquella actuación duró bastante tiempo pero como se hacen las cosas y no se mantienen, pues eso.

Carretera CO-3314

La ciudad en el valle

Acceso a la Fuente de las Ermitas

Quienes tengan una determinada cantidad de años, se podrá acordar que esa carretera como he dicho al principio era practicable por vehículos de motor, prueba de ello es la existencia de un esqueleto de un seiscientos antes de llegar al puente del arroyo, que yo llamo de la Zarza por la surgencia que se llena con la pluviosidad y se descarga poco a poco, en Valdegrajas a la altura de Santa Ana

La Fuente de las Ermitas

Inicio de la bajada por la Trocha

Estado de la misma

Si el Seiscientos fue un vehículo que se empezó a usar en 1957, y acabó en los principios de los setenta, podemos pensar que a partir de esa fecha todavía se usaba esa carretera, pero la realidad es que -no estoy muy seguro-, creo que se dejó de utilizarse por los años sesenta. 

La Trocha se las trae

Un tramo más asequible

Por lo tanto estimando que desde 1965 hasta la fecha han transcurrido 57 años, más o menos, cuando esa carretera tenia los niveles de su suelo en las bases de los poyetes quitamiedos, y se circulaba normalmente por ella. Cuando se produce el abandono la erosión hace de las suyas y la descarna, haciéndola para los senderistas difícil de andar.

Continua entre Pinto y Valdemoro

Aquí el agua ha imperado cuando llovía

Otra cosa es que a algunos ciclistas les gusten las dificultades y por eso la protesta. Lo que trato de decir es que defienden como histórico un destrozo de sólo sesenta años. Siempre que subo a las Ermitas, y lo he hecho muchas veces, es para mí un alivio cuando llego a los tramos que no están erosionados, y mis tobillos, rodillas y articulación de la cadera lo agradecen en demasía, por no hablar de una fascistis plantar casi crónica. 

Sigue la Trocha

A la izquierda acceso al abrigo

Por lo tanto para mí la actuación que se realiza no es ningún atentado. Claro quienes la han conocido siempre así sentirán otra cosa y lo comprendo. En una palabra, no era un sendero como algunos tramos del Cinturón Verde que los transforman en anchos caminos. 

Llegando a la carretera de las Ermitas

Escalera que se hizo en la anterior actuación

Era una carretera destrozada, convertida por la dejación en camino intransitable, que le están haciendo un lavado de cara. Tampoco va a ser tanto, y como un mal pelado en dos semanas arreglado. Otra cosa es la nostalgia de quienes no la han conocido de otra manera, por lo que su percepción sentimental es distinta. Y tampoco es una pista exclusiva de pruebas de dificultad para bicicletas de montaña. 

Sigue el tramo

Aquí se ha actuado

Este camino, que fue antaño la Carretera de las Ermitas (Que no Cuesta del Reventón) y antes Camino de los Lagares, es compartido por diversos usuarios. Y lo que a unos les va bien, a otros no tanto y hablo en primera persona, no por boca de nadie. 

Tramo de bajada por el corta fuegos

Cuneta para el agua

A mi particularmente no me parece agresiva la actuación y lo expreso con toda la sinceridad del mundo, claro el que desee aventura puede utilizar los corta fuegos para bajar y subir, que algunos se las trae. Lo que hay es que no permitir el uso de determinados vehículos de motor. y sobre todo prudencia a la hora de bajar con velocidades inadecuadas.

Llegando al adoquinado

Parece que hay voluntad de colaborar, porque dos veces que he pasado por el lado de la maquinaria pesada, han parado y movido la misma para que cruce con todas las garantías de seguridad. Teniendo en cuenta que podrían prohibir el paso por la zona de obra, cuando están trabajando, sin embargo no lo han hecho. Son puntos a favor para los trabajadores de la empresa que trabaja en el camino.

Fotografías del autor

2 comentarios :

Anónimo dijo...

Soy de la misma opinión menos en la parte de política de las elecciones

Paco Muñoz dijo...

Me alegro de coincidir en la opinión, y lamento no en el aspecto político sino hubiese ganado mi opción. Espero eso sí, señora sin nombre, que no sea una trabajadora porque entonces no comprendería el que tenga una opción distinta a la mía, que además no la he expresado. Muchas gracias por su presencia y felicidades según lo que expresa. Yo no comparto que no ponga siquiera un nombre para poder dirigirme a usted .