jueves, 2 de enero de 2020

LA FILANTROPÍA ES SOSPECHOSA DE MUCHAS COSAS

Maquinaria en Euskadi

El otro día me espetó un desconocido, posiblemente amargado por medio de un anónimo, lo siguiente: “Que usas Las máquinas del Hospital amortizadas y viejas, o las que critica tu amigo El Coletas por qué donó el dueño de Zara y el Consejero pide más y más para salvar más vidas…” (Respeto la construcción gramatical del susodicho) eludo seguir porque lo que precedía seguro no lo entendía ni él. Esto venía a cuento por un comentario en el que yo hablaba de la batalla que mantiene la maquinaría oncológica y la entrega increíble del personal que la maneja. Este miserable hacía referencia a la enfermedad, especialmente la que me ha tocado a mí y alababa la limosna filantrópica de un poderoso, personajes que nunca dan puntadas sin hilo, ojo y al Consejero andaluz de derechas (que ha anulado se comenta la subasta de medicamentos, anulación que ya sabemos a quién beneficia y a quien perjudica), para que veamos de la pata que cojea. 

Otra máquina radioterápica

Detrás de los movimientos filantrópicos de las donaciones está la ingeniería fiscal que sus bien dotados gabinetes jurídicos manejan muy bien para eludir el pago de los impuestos. Y a saber si detrás, en el intrincado mundo de los negocios, está la participación en la fabricación de un determinado modelo de máquina, u otros elementos comerciales, por aquello de meter además de la publicidad del buenísimo, la colocación de un producto, primario o secundario. Te mato el burro, te regalo la bicicleta y me hago publicidad gratuita, aquello que contaban del torero paisano. “El historiador y escritor Rutger Bregman dejó, hace unos meses en el Foro de Davos (World Economic Forum), un discurso demoledor por ir directamente a la posible solución a muchos de los problemas del mundo: los impuestos. “Escucho a la gente hablar de participación y justicia, igualdad y transparencia pero casi nadie menciona un auténtico problema: la evasión de impuestos”, aseguró Bregman. Y añadió: “Dejad de hablar de filantropía y empezad a hablar de impuestos. Impuestos, impuestos…”.

La filantropía en los negocios

Si los “filántropos” pagaran hasta el último céntimo de euro de lo que tienen que pagar, los técnicos de la medicina -en este caso, en otros serían otros técnicos-, decidirían que maquinaria médica debe adquirir el Estado, administrador del interés general y de los fondos del mismo. Maquinaria que mejor le viniera a nuestro Sistema de Salud, sin amarrarse a determinadas marcas, que si bien pueden ser buenas son fruto de la limosna y presuntamente se pueden prestar a cuestiones ajenas al interés general. Los estados deben dotar sus respectivas Sanidades Públicas de lo mejor y dejarse aconsejar por sus expertos.

Bomba de cobalto, Milán 1930

Que mejor filantropía para los poderosos que pagar sus impuestos, y que las ganancias de determinadas empresas no vinieran de abusos laborales con sus trabajadores. Que mejor filantropía que las fábricas que tienen en el extranjero estuvieran en su país, con convenios justos y condiciones laborales del siglo XXI, aunque esto del siglo no es garantía de justicia laboral. “Si buena vida os quité mejor sepultura os di”, decía D. Juan Tenorio. O “la limosna denigra a quien la da y prostituye a quien la recibe”. Pero claro muchos creen que sin las máquinas del riquísimo gallego no se van a curar, aparte de tema de su dignidad que se puede entender, prefiere ser un pobre agradecido a un ciudadano digno protegido por su gobierno.

"Anticipa la caridad previniendo la pobreza" (Maimónides)

La caridad para las religiones que la tengan en su ideario, la justicia social para los ciudadanos dignos, y sobre todo la protección de los gobiernos hacia sus administrados. Y la fiscalidad la adecuada, acorde con la máxima progresiva que pague más quien más tenga y quien más gane. Que un obrero que gana una miseria, se violente porque le suban dos puntos de IRPF a quien gana más de 130.000 euros al año, es el tonto del dicho del obrero de derechas. “Art. 31 de la CE: 1.-Todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad que, en ningún caso, tendrá alcance confiscatorio. 2.-El gasto público realizará una asignación equitativa de los recursos públicos, y su programación y ejecución responderán a los criterios de eficiencia y economía.” 

Mariposas

Para terminar un cariñoso reconocimiento al personal del departamento de Oncología Radioterápica de la Salud Pública de Córdoba, que trabaja a un ritmo que no es normal en unos profesionales que tienen en sus manos los tratamientos para las personas, para aliviar, con un ánimo inequívoco de curar, determinados tipos de cáncer. Funcionando con una maquinaria que, si bien no es obsoleta, en función de la rapidez de la tecnología, y las horas de batalla que lleva, tiene lagunas de averías y retrasos, que el propio personal con su profesional entrega trata de minimizar en todo momento, para que los pacientes apenas se den cuenta y todo ello sin perder la amabilidad y exquisitez que les es característica. 


Fotografías de Internet
Bibliografía citada

6 comentarios :

Canario dijo...

Amen Paco, amen!! 😉

Paco Muñoz dijo...

Gracias amigo Paco, gracias.

Melo de Cuenca dijo...

Se quedan con lo inmediato, Paco, y no son capaces de ver más allá de sus narices. Y ya sabemos que no hay nada más tonto que un obrero de derechas. Espero y deseo que vayas mejorando.

Paco Muñoz dijo...

Muchas gracias querido amigo, llevas razón, y es lamentable. Un fuerte abrazo

car res dijo...

No ha sido un acto de Caridad cristiana,ni nada parecido,simplemente un acto financiero,el sr. Ortega es el mayor accionista de Indetex,recibe en concepto de dividendos por esa empresa,una de las mayores que cotizan en la bolsa española,muchos millones .Los dividendos para Hacienda,es una fuente fiscal por su tipo de gravamen y controlable(imposible su ocultación).Con esta donación el sr. Ortega se favorece,en su declaración,con una fuerte desgravación.Todo legal e interesante para el Tesoro Público,que es de donde cobramos los jubilados.Pero si,estoy de acuerdo contigo,es el Estado el que debe cubrir las necesidades sociales,que para eso nos "frie",con sus impuestos y multas.
Saludos

Paco Muñoz dijo...

Carlos muchas gracias por la aclaración, viniendo de ti que conoces el paño. Esta familia tan dadivosos, no dan puntadas sin hilo, pero independientemente de eso, regala parte de lo que cuesta una máquina que no sé si impone una marca determinada, lo que significaría además supeditar al estado a unos repuestos concretos y a un mantenimiento, y luego se hace una publicidad gratuita. Un fuerte abrazo querido amigo.